• 25 noviembre, 2020 21:55

Crisis del Turismo ante COVID-19: Análisis y Propuestas

porADN

May 18, 2020

Crisis del Turismo ante COVID-19: Análisis y Propuestas

Rosario E. Graham Zapata
Con la colaboración de Claudia Dorantes
30 de abril de 2020


Presentación
En el presente documento se presenta el escenario al que se enfrenta el sector turismo ante la pandemia del virus COVID-19 y se desarrollan propuestas para la recuperación de México. Primero, como introducción, se presenta información general de la crisis actual. En la segunda sección, a modo de fundamento teórico, se resumen los diagnósticos, acciones y recomendaciones de los principales organismos internacionales y regionales, cuyo consenso busca subrayar este trabajo. Posteriormente, en la tercera sección, se presentan en particular, los retos fundamentales del sector turístico en particular. En la cuarta sección, se hace una aproximación a las circunstancias particulares de México. Y por último, en la quinta sección, se presentan propuestas para la recuperación de México tanto generales como enfocadas al sector turismo. Se concluye reiterando el argumento central: el sector turístico se enfrenta a una crisis sin precedentes que exige medidas inmediatas, originales y acertadas.


1. INTRODUCCIÓN

Además de cobrar 217,896 vidas al 30 de abril de 2020 conforme a las cifras de la Organización Mundial de la Salud1, los efectos del COVID-19 a nivel mundial son de carácter integral y devastador. Se considera que esta pandemia trae consigo la tercera y mayor crisis económica, financiera, y de gestión pública y social del siglo XXI, y que ha llegado el momento de las respuestas eficaces y a gran escala.

La crisis de COVID-19, identificada como una Pandemia por la Organización Mundial de la Salud el pasado 11 de marzo, ha obligado a los países a instrumentar una serie de medidas; en primer lugar a favor de la salud, para salvaguardar la vida humana, y en segundo lugar para identificar distintas acciones que permitan mantener la estructura laboral y los derechos de los trabajadores, y por lo tanto, la planta productiva que sostiene las economías de los países.

El fenómeno de las epidemias no es nuevo, pero el coronavirus (COVID-19) será sin duda el de mayor alcance de la época moderna. La historia tiene registros formales de varias epidemias: la ocurrida en el siglo XlV con la peste bubónica, que tomó la vida de más de 25 millones de personas; la ocurrida en Europa en el siglo XX, entre los años de 1919 a 1920, nombrada como influenza española; la de 1981, con el nacimiento del VIH, que ha registrado más de 20 millones de muertes en todo el mundo; y los más recientes casos del Sars en 2002, el H1N1 del 2009, y el ébola, entre el 2014 al 2016.

Estas epidemias han impactado con resultados muy negativos, no solo en la salud de las personas –que sin duda es el valor supremo–, sino también en el entorno social, cultural, político, económico y –de manera transversal– en la actividad productiva, con efectos en las formas cotidianas de convivencia y de desarrollo de las distintas sociedades. Aquí es, finalmente, es en donde cobra la mayor trascendencia.

Hoy la actividad económica en el mundo es interdependiente, y su carácter global hace que los esfuerzos locales, regionales o nacionales necesariamente tengan repercusiones en todas las latitudes de manera simultánea. Algunas actividades, dependiendo del momento de la crisis, sufrirán mayores estragos, y en el 2020, la actividad turística se verá profundamente afectada. Si nos planteáramos en términos generales un esquema que nos permitiera identificar las etapas –y cómo tales se interrelacionaran con el fenómeno del turismo– con la articulación de las medidas que en el entorno deben ser definidas, podríamos describirla de la siguiente forma:

1

Los datos marco de la pandemia se resumen en:

2

Sabemos que la crisis será diferente en cada región geográfica y en cada sector. La recuperación será lenta y gradual; dependerá de la duración de la pandemia y de la reacción de jugadores como gobiernos y mercados. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el paquete fiscal asciende ya a 8 trillones de dólares y los bancos centrales han señalado que brindarán el apoyo necesario para que haya liquidez en sus economías. Los países están implementando medidas sin precedentes ─a pesar de las diferencias geopolíticas, culturales y sociales─ con la certeza de que, para combatir la crisis, la toma de decisiones debe ser oportuna y acertada. Esto sin duda representa un enorme reto para la acción pública: hoy, gobierno y sociedad deben trabajar conjuntamente. Será imposible salir de la crisis sin esta cooperación, que debe darse en todos los órdenes del ámbito internacional y nacional.

A lo largo de este texto se analiza cómo México enfrenta esta nueva coyuntura y cómo se ha visto afectado el turismo tanto a nivel nacional como internacional. El estudio detallado de la crisis y la reflexión de la misma nos permiten mirar hacia adelante y hacer nuevas propuestas para reactivar la economía, disminuir las tasas de desempleo, incentivar a los viajeros y, solo así, recuperarnos.

3

2. CONSENSO DE LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES

Las nuevas propuestas que se plantean en este documento se construyen sobre los diagnósticos y las recomendaciones dictadas por los principales organismos internacionales relevantes. Aunque cada uno de sus acercamientos es diferente, todos coinciden en un conjunto de datos, predicciones y recomendaciones que forman la columna vertebral de este documento. A continuación, se hará un resumen del consenso entre estos organismos, y posteriormente un desglose de los diferentes acercamientos. Todos los organismos e instituciones que abordan esta crisis desde la perspectiva del turismo coinciden en lo siguiente:

  • El turismo será el sector de la economía más afectado por la crisis económica del Covid-19.
  • Este es un sector fundamental para la economía mundial.
  • Están en riesgo millones de empleos, más que en ninguna otra esfera.
  • Aunque el sector ha probado ser resiliente, es una situación sin precedentes cuyo impacto es difícil de predecir.
  • Es fundamental la intervención gubernamental con medidas que protejan los empleos y aceleren la recuperación.
  • Es indispensable la cooperación internacional por medio de asociaciones enfocadas en atender la crisis.
  • La industria deberá adoptar un nuevo paradigma de prestación de servicios turísticos, por ejemplo, estrategias de operación y promoción diferentes a las que prevalecían antes de la crisis.

2.1 Fondo Monetario Internacional (FMI) y declaraciones conjuntas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó que esta crisis será la peor desde la gran depresión de 1929, y disminuyó la tasa de crecimiento mundial de 3.4 a 2.4. por ciento. Declaró que está preparado para movilizar su capacidad de préstamo para ayudar a los países miembros a combatir la pandemia del coronavirus (COVID-19) y sus ingentes costos humanos, económicos y financieros. Además, está en estrecho contacto con el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales con las que está coordinando el apoyo a los países.

El FMI, en una declaración conjunta con el G20, la OMS, la ONU y el Banco Mundial, señaló que lo que se debe priorizar es:

  • Proteger vidas.
  • Salvaguardar los trabajos e ingresos de las personas.
  • Restaurar la confianza, preservar la estabilidad financiera y revivir el crecimiento económico.
  • Establecer un plan para las empresas de todo tamaño: de orden fiscal y económico.
  • Minimizar las interrupciones en el comercio y las cadenas de suministro mundiales.
  • Obtener el apoyo de los organismos internacionales financieros y de los bancos centrales.

2.2 La Organización Mundial del Turismo (OMT)

El 19 de marzo la OMT organizó una reunión virtual de alto nivel con comités, líderes empresariales e instancias claves de la ONU. Zurab Pololikashvili, presidente de la OMT, señaló que el turismo «es el sector más afectado y nuestras estimaciones se han quedado obsoletas por una realidad cambiante». Se propuso la creación de un Comité Mundial de Crisis para el Turismo, el cual desarrolla ya una guía mundial para la recuperación.

El estudio de abril de la OMT indicaba que, de los 217 destinos del mundo:

  • El 100% ha restringido ya los viajes, de los cuales un 83% lleva aplicando las restricciones vinculadas a la COVID-19 desde hace cuatro semanas o más y, a 30 de abril, ningún destino las ha levantado.
  • El 45% ha cerrado total o parcialmente sus fronteras a los turistas («no se permite la entrada de pasajeros»);
  • El 30% ha suspendido total o parcialmente los vuelos internacionales («suspendidos todos los vuelos»);
  • El 18% prohíbe la entrada de pasajeros procedentes de países específicos o a pasajeros que han hecho escala en determinados destinos;
  • El 7% está aplicando diferentes medidas, como la cuarentena o el aislamiento voluntario durante 14 días.

Subraya también que:

  • En 2019 el sector turístico fue responsable del 10% de los empleos a nivel internacional y el 7% de las exportaciones globales.
  • El sector está conformado en un 80% por pequeñas y medianas empresas, las cuales son especialmente vulnerables a la crisis.
  • El empleo de millones de personas está en grave riesgo.
  • Aunque el turismo demostró su resiliencia frente a las crisis del 2001 y 2009 –durante las cuales mantuvo 800 millones de viajeros–, esta es una crisis sin precedentes.
  • Ante estas circunstancias es necesaria una campaña de recuperación, la cual operará vía el nuevo Comité Mundial de Crisis para el Turismo y servirá de referencia para el despliegue de lo que cada país pueda desarrollar.
  • Actores claves que participan:
    • Sector público: el director de Salud y alianzas multilaterales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el secretario general de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), y el secretario general de la Organización Marítima Internacional (IMO).
    • Sector privado: junta directiva de los miembros afiliados de la OMT, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), el director global de Organización Internacional de las Líneas de Cruceros (CLIA) y la directora general del Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC).
  • A mediano plazo, se trabaja en un documento titulado Soluciones, que tiene el obejtivo de devolver la salud al turismo. Soluciones es una convocatoria mundial de todo tipo de iniciativas enfocadas en salud para las personas, para los destinos y para la prosperidad.

i. Recomendaciones específicas

  1. Incentivar retención de puestos de trabajo, mantener el empleo por cuenta propia y proteger a los grupos más vulnerables.
  2. Apoyar la liquidez de las empresas.
  3. Revisar impuestos, tasas, gravámenes y normativas que afectan al transporte y al turismo.
  4. Garantizar la protección y la confianza del consumidor.
  5. Promover el desarrollo de capacidades, en particular de capacidades digitales.
  6. Incluir el turismo en paquetes de emergencia económica nacionales, regionales y mundiales.
  7. Crear mecanismos y estrategias de gestión de crisis.
  8. Suministrar estímulos y acelerar la recuperación.
  9. Proporcionar estímulos financieros para la inversión y las operaciones en el sector.
  10. Revisar los impuestos, las tasas y las normativas que afectan.
  11. Avanzar en la facilitación de los viajes.
  12. Promover creación de nuevos puestos de trabajo y el desarrollo de capacidades, especialmente capacidades digitales.
  13. Integrar la sostenibilidad ambiental en los paquetes estímulo y recuperación.
  14. Comprender el mercado y actuar con rapidez para restablecer la confianza y estimular la demanda.
  15. Fomentar el marketing, los eventos y las reuniones. Invertir en alianza.
  16. Integrar el turismo en los todos los programas Prepararse para el mañana.
  17. Diversificar los mercados, los productos y servicios.
  18. Invertir en sistemas de inteligencia de mercados y la transformación digital
  19. Fortalecer la gobernanza del turismo.
  20. Prepararse para la crisis, reforzar la resiliencia y velar porque el turismo forme parte de los mecanismos y sistemas nacionales de emergencia.
  21. Invertir en capital humano y desarrollo del talento.
  22. Situar al turismo sostenible en lugar destacado de las agendas nacionales.
  23. Efectuar la transición a la economía circular e incorporar los ODS.

2.3 Consejo mundial de Turismo y Viajes (WTTC)

El sector turismo es el más afectado en términos de pérdidas de empleo. Al mes de marzo de 2020, se perdieron 75 millones de empleos; es decir, un millón de empleos al día. Solamente en Estados Unidos, se perdieron más de 5 millones en ese mismo período. En términos monetarios, se estimaron 2 billones de dólares en pérdidas.

A pesar de que el turismo es un sector resiliente, los tiempos y los niveles de recuperación son desconocidos, pues la crisis aún no se dimensiona. Son necesarios planes globales, regionales y nacionales que impliquen acciones fiscales y financieras para la recuperación de sector. Las medidas que se están adoptando varían por país y son revisadas por el Consejo. De los revisados hasta el momento, el plan de Reino Unido es de los mejores.

Un reto especialmente agudo durante esta crisis es construir un “clima de viaje seguro” que permita la recuperación económica del sector. Por eso, los miembros del WTTC se comprometieron en su reunión del 25 de abril, a “garantizar un clima de viaje seguro que ayude a reconstruir la confianza del consumidor en el sector, reforzando la coordinación regional e internacional”. También indicaron que trabajarán para apoyar “las economías en desarrollo que se basan en los viajes y en turismo, especialmente en África y en los pequeños Estados isleños”.

2.3 London School of Economics: comportamiento de datos en los subsectores del turismo.

2.4 Deloitte: el nuevo consumidor

6
2.5 PriceWaterhouseCoopers (PWC): situación y retos del sector turístico.

PWC indica que es necesario un nuevo paradigma en la prestación de servicios turísticos. «Nada volverá a ser igual después de la crisis del COVID-19. Es probable que se produzcan variaciones en los hábitos de los consumidores y nuevas regulaciones de la administración tras la crisis sanitaria. Los hoteleros deben prepararse para un cambio radical en el sector».

Los principales retos que se afrontan son la caída de la actividad, el financiamiento, la regulación y la respuesta de organización y riesgos laborales a la nueva realidad. Habrá una recuperación parcial de la actividad con limitaciones de aforo en restaurantes, aviones, hoteles, prohibición de congresos masivos de empresas, cierres específicos de fronteras o limitación de viajes desde ciertos países. Por otro lado, será fundamental transmitir sensación de seguridad en los servicios en un escenario futuro en el que cambiarán los hábitos de consumo, la tecnología será esencial y existirá un mayor proteccionismo.

2.6 HOSBEC: algunas medidas

Se anotan algunas de sus recomendaciones que suman a nuestros hallazgos y que consideran lo siguiente:

  • Protección de la cadena de pagos. Si se llega a la quiebra, fallará todo el sistema, por lo que hay que legislar en este sentido. Renegociación de hipotecas y otros instrumentos financieros sin burocracias administrativas ni impuestos adicionales.
    Flexibilización del mercado de trabajo: se tendrá que posibilitar un trabajo flexible y adaptado a las circunstancias. Los empresarios deben cuidar de sus trabajadores, ya que son imprescindibles para esta recuperación.
  • Bonificación de las cuotas de seguridad social
  • Reestructuración de la política fiscal: no podemos mantener las mismas reglas fiscales para un juego que ha cambiado. Antes de volver a escenarios de elevada presión fiscal es necesario dejar de asfixiar a las empresas durante todo el proceso.
  • Defensa del turismo como motor de actividad económica. Sin el turismo, el nivel de prosperidad económica se verá altamente afectado.
  • Políticas de promoción eficaces basadas en la nueva realidad turística.
  • Tasas aeroportuarias: eliminación o bonificación y oferta de visados sin costo económico para los viajeros del segundo semestre de 2020.

En el sector prevalece la incertidumbre y se desconoce cuánto tiempo tardarán las personas en recuperar la confianza. Conocer a los clientes es fundamental para empezar a recuperar la ocupación, y se recomienda apostar por el cliente fiel, pues los clientes elegirán destinos que les garanticen confianza y seguridad. Los hoteles deben preguntarse sobre los viajeros post crisis y la forma de atraerlos, además de reflexionar si en el momento que se reactiven los viajes su destino será relevante.

2.7 Datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

7

3. SECTOR TURISMO EN EL MUNDO

3.1 Premisas generales

A raíz de la pandemia del virus COVID-19, se ha producido una fuerte desaceleración del crecimiento económico global. Nos encontramos en el marco de una regresión en macroeconomía, del surgimiento de nuevos sistemas financieros, la pérdida de confianza, la reestructuración fiscal y de las economías derivadas, y del rezago de las inversiones, entre muchos otros factores.

Como consecuencia de este fenómeno las distintas cadenas de suministro se han visto afectadas, muchas personas están perdiendo sus empleos y se ha debilitado el comercio exterior. Las pérdidas son enormes, sobre todo para los sectores relacionados con servicios; este es el caso del turismo, que se ha visto perjudicado como proceso productivo. La disminución de desplazamientos, aunada al cambio en las prioridades públicas y muchos otros factores, sitúan al turismo en una posición poco favorable. Sobre todo en países como México, que compite con las propuestas que otros destinos plantean, las consecuencias pueden ser brutales si no se toman medidas a tiempo.

3.2. Situación actual del turismo en el mundo

La pandemia provocó que los mercados de los principales destinos turísticos entrarán simultáneamente en una etapa crítica. A estas alturas aún no es posible contabilizar las pérdidas económicas, laborales y sociales, pero sabemos que la industria del turismo –que genera 319 millones de empleos en el mundo– se ha visto afectada en toda su cadena de valor. Su cadena se interrelaciona con otros cientos de cadenas productivas, por lo que los daños en el sector turismo impactan a su vez aspectos sociales, culturales y ambientales. Nos encontramos frente a pérdidas en el sector que podrían ser mayores a las sufridas en el 2001 y en el 2009. Para el turismo, esta es una crisis sin precedentes.

Además de hacer llamados para formular soluciones conjuntas para el sector, algunas organizaciones internacionales han estimado afectaciones y analizado proyecciones a futuro. La IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) estima pérdidas de 300 mil millones de dólares, mismas que la OMT (Organización Mundial del Turismo) calcula en 500 mil millones de dólares. Por otro lado, el WTTC (Consejo Mundial del Viaje y el Turismo) anticipó desde el 6 de abril que el sector tendrá que enfrentarse a la pérdida de alrededor de 100 millones de empleos y a la disminución de 2.1 trillones de dólares en su aportación al Producto Interno Global. Estas cifras podrían empeorar, pero las proyecciones actuales sugieren que el sector logrará recuperarse para el año 2030.

Dada la dimensión de la crisis, las regiones que dependen del turismo sufrirán un colapso en sus inversiones, por lo que esperan apoyo económico y fiscal por parte de sus gobiernos. Son varios los países en los que se están tomando medidas desde ahora para mitigar los daños. Por ejemplo, en Francia, Estados Unidos, Canadá, Reino Unidos, España y Alemania se han anunciado estímulos económicos y fiscales que incluyen a líneas aéreas y agencias de viaje y podrían superar el 10% del PIB anual. El apoyo al sector es fuerte en algunos lugares como Filipinas, que ya cuenta con un fondo de 70 millones de dólares para promoción turística. Asimismo, otros destinos se anticipan al retorno al mercado con nuevas estrategias.

En la siguiente imagen se muestran las etapas de la crisis cronológicamente, así como los momentos de reactivación y recuperación, y la tendencia hacia el equilibrio macroeconómico. Como ya señalábamos, la etapa de recuperación será lenta y gradual: dependerá de la duración de la pandemia, de las definiciones de los gobiernos y de las reacciones de los mercados, así como por región, por país y por sector. En función de estos factores, podría durar entre 1 y 5 años. Incluso en los sectores más resilientes, que podrían reactivarse más rápido, será necesario replantear las formas de gestión e implementar nuevas.

8

Pérdidas sin precedentes proyectadas para 2020 en la Post-crisis y Primera etapa de reactivación económica.

9

4. EL CASO MEXICANO

Para formular una estrategia de rescate económico en México, es importante considerar nuestras circunstancias particulares, sin dejar a un lado el panorama mundial. La experiencia histórica nos demuestra que, en situaciones devastadoras, la cooperación internacional es determinante en la recuperación de las economías. Sin embargo, debemos tener presente que, en la reactivación del sector, el turismo doméstico dentro del territorio nacional será un factor clave.

4.1 Mapeo de la situación nacional

Para comprender la estructura administrativa en las definiciones de las acciones que se han tomado en México debemos tomar en cuenta que:

  • En el orden federal, la Secretaría de Salud es responsable de dar seguimiento a las instrucciones del Presidente de la República para enfrentar la pandemia.
  • El Consejo de Salubridad General, instalado con carácter permanente, auxilia a la Secretaría de Salud y al Comité de Seguridad y Salud.
  • Las entidades federativas cuentan con su propia estructura de salud que hacen frente a la pandemia en coordinación con las medidas dictadas por las instancias nacional y federal.
  • El 31 de marzo de 2019, el Consejo de Salubridad General del Gobierno Federal de México declaró a la epidemia generada por el virus COVID-19 una emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor (Anexo 1, disposiciones emitidas por las autoridades federales con motivo de la emergencia).
  • Todas y cada una de las medidas que se han emitido por las instancias competentes de los 3 órdenes de gobierno afectan directamente a las empresas del sector, en su operación y en sus proyecciones de futuro.

4.2 El reto del turismo mexicano

El objetivo central para el sector turismo de México debe ser generar estabilidad mediante el apoyo a las empresas de la industria, para que los mexicanos que dependen de ellas puedan conservar sus empleos. Para lograrlo es importante considerar que, a diferencia de crisis anteriores, esta es una crisis global, y por lo tanto todos los países con destinos turísticos competirán por el mercado.

Si bien el sector turístico es adaptable y podría recuperarse más rápido que otros, los daños ocasionados por la pandemia son de dimensiones nunca antes vistas. Frente a esto, hay países que ya están buscando estrategias para renovar la forma de hacer turismo, por lo que México debe hacer lo mismo. Dado que la competitividad de los destinos ya no podrá asociarse solamente a la identidad o a los valores culturales y naturales, se tendrá que relanzar los destinos con nuevos atractivos; como, por ejemplo, la seguridad.

El sector turismo en México tiene una función fundamental en la economía. Según el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), el turismo es el tercero en importancia, pues representa el 8.7% en el PIB e involucra 2.3 millones de empleos. Sin turismo, las pérdidas y los desequilibrios sociales serían brutales, por lo que es imprescindible la intervención gubernamental. Si en México no se destinan fondos a la promoción turística ni se desarrollan nuevas estrategias, el sector turismo nacional se encontrará en gran desventaja frente a otros destinos.

Diversas organizaciones nacionales están haciendo estudios de los impactos que están sufriendo las distintas industrias del sector en México. El CNET (Consejo Nacional Empresarial Turístico) afirma que la industria restaurantera es de las más afectadas y que la ocupación hotelera durante el mes de abril ha sido de un 5.4%. Por su parte, la Canapat (Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo) señala que tiene una afectación del 95% de su flota sin operar, mientras que el transporte federal tiene el 70%. A grandes rasgos, según indica Cicotur (Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac), la pérdida de abril en consumo turístico supera los 240 mil millones de pesos; el equivalente a 12 puntos del PIB turístico del año o a 47 años de presupuesto público destinado al turismo.

Por todo esto, se han sugerido algunas acciones ante el gobierno federal:

  • Medidas para privilegiar el flujo considerando gastos fijos muy altos y deuda en balance.
  • Obtener plazos de gracia, es decir, posibilidad de pago en parcialidades.
  • Medidas de austeridad en las empresas y reajustes para conservar el empleo.
  • Unión de sindicatos y empresas para visibilizar la unidad ante la autoridad.
  • Reuniones con grupos parlamentarios para visibilizar la problemática.

En caso de confirmarse el escenario más pesimista, en el que la reducción mensual del consumo turístico en el país sería de 239,240 millones de pesos, esta cantidad sería equivalente a:

10

 

En el sector de transporte es difícil imaginar que las líneas aéreas mexicanas sean capaces de enfrentar sus compromisos, financieros y de otras índoles, en un entorno en que la IATA (Agencia Internacional de Transporte Aéreo por sus siglas en inglés) estima ya las pérdidas de la industria internacional en 252 mil millones de dólares, con niveles de reservaciones al 50% en marzo y abril, y mayo al 40%. Además de haberse cancelado más de 2 millones de vuelos hasta el mes de junio. Por eso se requieren acciones conjuntas entre el sector turístico y la Cámara Nacional de Aerotransportes (CANAERO), las cuales aporten:

  • Valor agregado
  • Facilitación, publicidad y relaciones públicas
  • Fortalecimiento de ruta
  • Fomento a nuevos vuelos

Sin duda toda una agenda que habrá que desarrollar a partir de reconocer que el modelo tradicional deberá modificarse y que el transporte será central en la redimensión de una actividad que depende en buena medida de la conectividad.

3.4. La seguridad como atractivo

En el desarrollo de un plan de estrategias y relanzamiento de destinos, se sugiere integrar el atractivo de la seguridad de forma integral. México, como destino, debe tener como punto focal un protocolo de control de riesgos en materia de viajes y turismo, que contemple al menos los siguientes aspectos:

  • Seguridad física y patrimonial
  • Seguridad para la salud
  • Seguridad en la aplicación de controles sanitarios
  • Seguridad en el control del riesgo en el transporte aéreo, marítimo y terrestre
  • Seguridad en el control sanitario de cruces fronterizos

Por tanto, se requiere:

Un Nuevo Protocolo de Control de Riesgos en materia de Viajes y Turismo que implique:

EN NUESTRO DESTINO CUIDAMOS DE TI

❖ Un mensaje que se asocie a la nueva etapa del turismo, que implique retorno a la comunidad receptora: “TURISMO COMPROMETIDO”

5. PROPUESTAS

Para adaptarse al reto que representa esta nueva circunstancia se necesitará un nuevo modelo de hacer turismo que incluya toda la cadena de valor y que considere a los actores participantes. En esta sección exponemos propuestas generales, nuevas estrategias de promoción, incentivos a los viajeros, incentivos económicos y propuestas que responden a un principio de solidaridad.

5.1 Propuestas dirigidas a todos los sectores

  • Dar apoyo económico en efectivo a micro y pequeñas empresas, en adición a los programas sociales.
  • Generar nuevas formas de créditos formales con el aval del gobierno y con la participación de la banca privada.
  • Reforzar los préstamos que otorgará la Nacional Financiera (NAFIN) o el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 25 mil pesos al sumarse en una bolsa al que puedan acceder grupos de empresas para gestionar una cantidad mayor.
  • Solicitar redirección de los recursos para préstamos inmobiliarios del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) o Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE) de conformidad con nuevas regulaciones para el pago de renta y no solo la adquisición de vivienda.
  • Reducir o diferir el pago de los distintos impuestos locales y estatales tales como predial y sobre nómina y hospedaje.
  • Establecer un esquema de regularización hacia el 2021 para los pagos de los beneficios otorgados: derechos e impuestos locales, de forma tal que el paquete fiscal los incluya al menos todo el año.
  • Revisar y diferir los préstamos hipotecarios para aquellos trabajadores que vean reducidos sus ingresos o que pierdan su trabajo como consecuencia de esta situación.
  • Otorgar estímulos fiscales a empresas que se solidaricen con su planta laboral.
  • Reducir montos a pagar, en parcialidades, en servicios de entretenimiento.
  • Suspender plazos para ejercicios de facultades de comprobación y actos de fiscalización.
  • Revisar el marco normativo y proponer esquema de concesiones o autorizaciones temporales de operación, permisos locales y municipales.
  • Otorgar bonos de apoyo a la economía local: sector de los artesanos, creadores locales, etc.
  • Desarrollar nuevos programas para garantizar un seguro del desempleo que cubra al menos de 4 a 6 meses de ingreso, con base en salario mínimo.
  • Otorgar apoyo con despensas y/o canasta básica al menos durante los próximos 4 meses, que puedan utilizar fondos aportados por los servidores públicos.
  • Reorientar por parte de las entidades federativas el gasto hacia la obra pública, privilegiando las empresas locales. Incluso se puede proponer un registro de denominación de origen.
  • Considerar en el paquete fiscal la deducción inmediata vinculada a recuperar empleos y subsidios de tasa cero.
  • Ampliar plazos de subsidios.
  • Analizar la generación de mecanismos de bonos o aportaciones, o incluso plantearse la posibilidad de ser parte de la empresa operadora o administradora al estilo de empresas sociales o corporativas bajo el modelo israelí.
  • Integrar cadenas de valor mediante alianzas entre establecimientos de alimentos y bebidas para coadyuvar en costos con distribuidores de insumos al subsector.
  • Proponer y consensuar esquemas alternativos de salarios (Salarios Solidarios: medidas al 75% al 50%).
  • Disminuir 20% el salario de los servidores públicos de alto rango (director general, jefe de unidad, coordinador, subsecretarios, secretarios, titulares de organismos desconcentrados, descentralizados y similares).
  • Revisar el modelo de gestión de la Administración Pública Federal (APF) para evaluar la existencia de instituciones públicas que duplican funciones o que ya no son funcionales.
  • Revisión del marco normativo de aplicación directa por sector.
    • Reorientar los derechos etiquetados según la región mediante la Ley Federal de Derechos. Si bien requiere reforma legislativa, a mediano plazo se podría lograr:
      ■ 90% de derechos de la Zona Federal Marítimo Terrestre (ZOFEMAT) para las entidades y municipios, que saben que en el corto plazo los establecimientos no podrán hacer los pagos correspondientes.
      ■ Etiquetado de otros derechos como los correspondientes a concesiones de agua, entre otros.
      ■ Revisar los de orden estatal
    • Legislación forestal y de medio ambiente para reforzar temas como el cambio climático que permita, a la vez, eliminar duplicidad de trámites.
    • Reforzar las atribuciones de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) y las correspondientes a nivel estatal para hacer revisión transversal de trámites, autorizaciones y procedimientos.
  • Dirigir campañas hacia el mercado nacional, haciendo un llamado a que las personas consuman local por solidaridad.
  • Hacer alianzas con empresas de proveeduría para comprar productos locales.
    • Desarrollar mecanismos de apoyo como intermediario, por ejemplo, acuerdos con la estructura de Elektra y Coppel.
    • Esquema de apoyo para ampliar el programa: acercarse con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) para firmar una carta compromiso.
  • Aplicar esquemas de descuentos con operadores locales y taxistas.
  • Estructurar las PyMEs en alianzas para distribuir los gastos y formalizarse como parte de la cadena, aún cuando se sacrifiquen la integralidad de las ganancias.
  • Asociar al sector de meseros, cocineros, en esquemas de apoyo desde la empresa a fin de preservar las habilidades adquiridas, considerando estas medidas dentro de los esquemas de beneficios en las contribuciones.
  • Crear alianza por el empleo y las empresas entre cúpulas empresariales y sindicatos:
    •  Crear fondo de inversión en mercados a futuro.
    • Avalar con bienes del estado, por ejemplo, terrenos.
    • Reorientar recursos de promoción para que en el corto plazo puedan destinarse a conservar la planta laboral.3
    • Vincular a toda la cadena productiva que opera en el estado: gaseras, empresas de paquetería, operadores terrestres, ASUR.
    • Destinar las multas, las registradas o existentes en este rubro, para sumarlas al fondo.
  • Promover la agrupación de empresas de un mismo sector como:
    • Programa de apoyo a la industria restaurantera y para la defensa del sustento de meseros y cocineros, a través de la compra de una tarjeta de membresía de costos entre 300 y 500 pesos por persona para ser utilizadas en descuentos en dichos establecimientos.
    • Programa de alianza de 3 a 10 establecimientos del mismo giro para distribuir ingresos y segmentar los servicios prestados.
    • Para el caso de las empresas sociales que trabajan con artesanos e indígenas, investigar si existen recursos de parte de terceras instancias o apoyos internacionales.
  • Fomentar el comercio en línea de todo tipo de servicios, incluyendo, por ejemplo, salones de belleza y clases de cocina que puedan impartirse de forma remota.
  • Generar planes con la Asociación de Instituciones de Seguros y Fianzas (AMIS) para identificar cómo pueden sumar en esta etapa, especialmente en lo relativo a la incorporación del COVID-19 como parte de su catálogo.
  • Adelantar una parte del aguinaldo en el mes de agosto para generar liquidez.
  • Acordar un programa con las grandes empresas inmobiliarias para diferir el pago de rentas o bien para replantear formas de pago.
  • Hacer un convenio específico con las inmobiliarias para generar aportaciones a un fondo con el compromiso de obras ya previstas para el 2021.
  • Posibilitar la participación accionaria en empresas o holdings de inversionistas con recursos de empresas solidas en el país o de capital nacional.
  • Participar con Netflix o Amazon en operaciones desde las entidades.

5.2 Otras propuestas dirigidas al sector turismo

  • Replantear de fondo la política turística, considerando:
  • La seguridad integral del visitante, como un nuevo requerimiento indispensable en el consumidor.
    • Formular el eje central de la nueva política: un esquema de seguridad y sanidad integral de turismo, tomando en cuenta:
      • Seguridad física y patrimonial
      • Seguridad para la salud
      • Seguridad en la aplicación de controles sanitarios
      • Seguridad en el control del riesgo en el transporte aéreo, marítimo y terrestre
      • Seguridad en el control sanitario de cruces fronterizos
  • Focalización en el turismo doméstico.
  • Innovación en todos los sentidos y fortalecer el uso de las tecnologías en la promoción, comercialización y posicionamiento de los destinos.
  • Revisión de la Ley General de Turismo y su reorientación hacia un nuevo modelo de gestión del sector
    • Reforma a la Ley General de Turismo a fin de incorporar un concepto más amplio de prestador de servicios turísticos. Además, desglosarlo en el Reglamento, de forma tal que se reconozca la cadena de valor, entre otros planteamientos que redimensionen el rol del turismo en la gestión social y económica de las localidades, considerando el nuevo concepto de “Turismo Comprometido”.
    • Revisión de la Ley General de Salud y demás disposiciones derivadas, a fin de identificar los temas vinculados con la salud y turismo.
    • Analizar los instrumentos derivados de la Ley Federal del Trabajo relativos a las disposiciones de seguridad e higiene en los centros laborales, considerando cómo tales medidas deberán incorporar los nuevos alcances del virus.
    • Revisión y adecuación de las Normas Oficiales Mexicanas vinculadas al sector, como las previstas para el manejo higiénico de alimentos, lo relativo a las medidas de seguridad en los centros de trabajo, entre otras, en adición a las emitidas por la Secretaría de Turismo Federal.
  • Construir una nueva agenda legislativa para el turismo que contemple una política regulatoria más allá de la Ley General de Turismo, y que tome en cuenta aspectos formales, administrativos, ambientales, laborales y fiscales para:
    • Facilitar y hacer accesible trámites y autorizaciones.
    • Destinar un porcentaje del DNR a promoción (el otro porcentaje en su totalidad está destinado para los proyectos prioritarios del Poder Ejecutivo Federal).
    • Permitir la inversión extranjera en sectores que hasta el día de hoy se ha destinado a capital nacional –como en las líneas aéreas o la inversión en la zona federal marítimo terrestre que opera bajo la modalidad de fideicomisos–, o bien en las zonas en las que existen lagunas –como inversión en las zonas de acantilados o el régimen de terrenos ganados al mar–.
    • Reconsiderar la pertinencia los puentes vacacionales conforme lo previsto hasta hoy en la Ley Federal del Trabajo.
    • Autorizar la depreciación acelerada en empresas con proyectos de reinversión regional.
    • Tasa cero en congresos, convenciones y turismo de negocios; o bien hacer operativa la devolución de impuestos a visitantes extranjeros, así como deducibilidad gradual para establecimientos de alimentos y bebidas.
    • Para el 2021, generar un presupuesto transversal de tal forma que los proyectos de las diversas dependencias sumen para el sector, considerando desde servicios básicos en localidades seleccionadas hasta reactivación de programas como Pueblos Mágicos.
    • Reactivar y fortalecer el esquema como el operado por Turissste vinculando al IMSS para ampliar la base.
  • Nueva estructura fiscal/financiera: reorientación de recursos con origen en el turismo (ley Federal de Derechos), financiamiento con terceros como lo propuesto por el BID-CCE, reorientación del gasto para obra pública con empresas regionales, ajustes al gasto operativo de los gobiernos y que también resulta aplicable a las empresas, como alternar esquemas de trabajo Home Office y videoconferencias para evitar costos de traslado innecesarios.
  • Formar un acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM) para diseñar un modelo especial para turismo:
    • Un paquete de financiamiento solo por el valor que tiene en el mercado.
  • Hacer campañas dirigidas a mercados internacionales que elegían México como destino antes de la crisis, o que se encuentran en países con fondos soberanos fuertes, como China, Corea y Medio oriente.
  • Otorgar mayor número de millas y/o beneficios a los pasajeros que viajen a destinos mexicanos.
  • Redimensionar la agenda de promoción y relaciones públicas.
    • Relanzar el esquema de turismo social o comprometido Viajemos todos por México.
    • Desarrollar una estrategia de promoción con base en el Turismo Comprometido, en la que se integre la idea del turismo como un acto de conciencia y compromiso social.
  • Revisar el destino focalizado del impuesto sobre hospedaje que actualmente es utilizado en otros sectores.
  • Lograr que las reprogramaciones de los viajes aplazados por los turistas sean a destinos mexicanos, y restablecer eventos suspendidos o pospuestos.
  • Proponer que, en lugar de reembolsar paquetes ya adquiridos (pagados en su totalidad o en parcialidades), se ofrezcan:
    • Puntos adicionales con beneficios en el viaje.
    • Extender el tiempo de vigencia de la reservación o paquete comprado.
    • Días o comidas adicionales.
    • Asumir el costo de un pasajero más.
    • Pases de cortesía con obligación de compra de una vacación para el 2021.
  • Sumar puntos bajo el mecanismo que están usando las líneas de cruceros.
  • Crear paquetes y promociones atractivas para la activación inmediata de destinos mexicanos.
    • Ofrecer puntajes o beneficios adicionales para incentivar mayor estadía o bien viajes futuros.
    • Celebrar acuerdos con empresas e instituciones para la venta de paquetes o boletos, descuentos por nómina.
  • Establecer intercambios con paquetes en otros países a nivel de las grandes operadoras y controladoras en los distintos segmentos.
  • Regionalizar el programa de Niños en Ruta y coordinar para operar con niños y adultos de la tercera edad.
  • Dar valor a ciertos destinos, localidades o productos de alto interés para desarrollar visitas por estos sitios con costos mínimos.
  • Ofrecer reservaciones a largo plazo con pagos en mensualidades asociada a dos o tres años.
  • Incentivar el turismo rural o de naturaleza y las compras locales.
  • Implementar visitas guiadas a distintos lugares vía internet, con un pequeño costo. En Egipto, por ejemplo, esto ya se está llevando a cabo.
  • Desarrollar un programa de viajes locales intermunicipales del centro de los destinos.
  • Instrumentar una estrategia de seguridad en carreteras para impulsar el turismo doméstico por carretera.
    • Acompañado de la disminución de cuotas de peaje para quienes opten por ir a destinos turísticos en fines de semana.
  • Hacer esquemas de tarifas promocionales para pasajeros de último minuto a destinos turísticos mexicanos.
  • Promover paquetes especiales por período, para segmentos específicos (tercera edad, golfistas, pescadores, eco-turistas, buzos, discapacitados, estudiantes, entre otros) con facilidades para el transporte de equipo de quienes lo requieran (bastones de golf, equipo de pesca, buceo, material para convenciones, entre otros).

6. CONCLUSIÓN

El reto que la situación actual de emergencia presenta para el sector turístico es enorme y amerita propuestas a la altura del problema. La gestión a partir de ahora requiere de una visión humana que parta de la solidaridad, sea inventiva y se apoye en las recomendaciones de las organizaciones más prestigiosas del sector. Un sector responsivo como el turismo requiere de una gestión pública y privada que también lo sea.