Por: Dennia Trejo


El 21 de abril de 2021 el Pleno de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión aprobó el Dictamen de la Ley General de Consulta de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas y lo remitió al Senado de la República para sus efectos constitucionales. Si bien este dictamen de Ley (reglamentaria del Artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes; y, de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas) no es perfecto, constituye un avance importante y necesario en la protección y defensa de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas en nuestro país y, sin embargo, se encuentra todavía en la congeladora legislativa en el Senado de la República.

Desde el mismo 21 de abril del presente año este Dictamen fue turnado a Comisiones Unidas de Gobernación; de Asuntos Indígenas; y de Estudios Legislativos Segunda sin que al momento se haya dictaminado. La importancia de esta Ley radica en que establece los mecanismos, instituciones y procedimientos para la realización de consultas a los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas y así, garantizar su consentimiento libre, previo, informado y con pertinencia cultural cuando sus derechos puedan ser afectados por decisiones legislativas o administrativas que pongan en riesgo sus formas de vida y organización social, política, económica y cultural; así como, la integridad de sus tierras, territorios y recursos naturales.

Asimismo, esta iniciativa recoge un sentir profundo de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas a ser tomados en cuenta de manera libre, previa, informada y con pertinencia cultural en la elaboración y aprobación del Plan Nacional de Desarrollo, así como de los planes estatales y municipales de desarrollo.

Si bien este instrumento jurídico es perfectible es un buen punto de partida para garantizar el derecho a la consulta de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas y debería ser abordado con absoluta seriedad por el Senado de la República y no quedar en el cajón del olvido legislativo y perpetuar el incumplimiento de nuestro país con los diversos instrumentos internacionales de los que es parte, pero sobre todo el incumplimiento histórico con nuestras poblaciones indígenas y afromexicanas. Sólo podremos ir reparando las indudables deudas del Estado Mexicano para con ellos si empezamos a consultarlos sobre las decisiones que les afectan.

Artículo original: https://municipiosostenible.mx/2022/06/19/consulta-indigena-un-pendiente-legislativo/