• 26 septiembre, 2020 12:20

Cooperación de los Organismos Internacionales frente al COVID-19, el turismo y los derechos humanos.

porRosario Graham

Jul 15, 2020

Rosario Elena Graham Zapata

 Con la colaboración de
Claudia Dorantes


LA INTERSECCIÓN ENTRE LA COOPERACIÓN DE LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES FRENTE A LA COVID-19, EL TURISMO Y LOS DERECHOS HUMANOS.

Introducción

La dinámica mundial cambia de manera acelerada y profunda como consecuencia de la pandemia del SARS-COV-2. En este nuevo escenario que empieza a “reconfigurarse” en una “nueva normalidad”, la cooperación, particularmente, de los organismos internacionales continuará siendo el común denominador esencial de los 193 Estados Miembro que forman parte de la Organización de las Naciones Unidas, para dar respuesta urgente a los nuevos desafíos de estabilidad sanitaria mundial, la protección del ejercicio de los derechos humanos, la recuperación económica global y del Sector Turismo.

¿Por qué los organismos internacionales se tornan relevantes? Una de las razones obedece al hecho de que la cooperación de estos organismos es fundamental porque son parte de un sistema global en donde existen y se trabajan en los intereses comunes, reúnen especialistas de alto nivel, tienen experiencia, las resoluciones se adoptan de manera consensada y sus decisiones tienen un efecto mundial. Al generar diálogo e intercambio de ideas, se genera lo que los fortalece “la acción colectiva”.

Después de la II Guerra Mundial, la Organización de las Naciones Unidas[1] adoptó como uno de sus principios esenciales, la cooperación internacional, los otros corresponde a la seguridad y la paz internacionales. Los organismos internacionales surgieron como producto de la necesidad de la reconstrucción y recuperación económica de los países, en un entorno en donde, por un lado, la bomba atómica y las armas de destrucción masiva se convirtieron en una preocupación y por otro, la atención se centraría en la vida del ser humano amenazada por un riesgo bélico. Sin duda, estos factores que consolidaron el sistema a lo largo de los años, han venido cambiando y transformándose de acuerdo con las nuevas prioridades de las naciones y los nuevos retos del siglo XXI.

La cooperación internacional es sin duda alguna, un factor que contribuye al desarrollo que se instrumenta a través de programas técnicos y que ha evolucionado de acuerdo a la agenda de cada nación, pero que se presenta como la articulante de las prioridades de las regiones del mundo; la presencia de estos organismos se refleja en una gama muy amplia de temas derivados de la preocupación de las naciones, como lo son, la democracia, paz, derecho del mar, medio ambiente, cambio climático, sustentabilidad-sostenibilidad, petróleo-energías limpias, migración, derechos humanos, equidad de género y turismo, que no queda fuera de la discusión y análisis.

Setenta y cinco años después de operación de los Organismos Internacionales y en pleno Siglo XXI, el tema de la “salvaguarda” de la vida del ser humano –aunado a variables como densidad de la población, edad de las personas y su estado general de salud- se colocan de manera simultánea en la primera línea de la atención mundial. A diferencia de las guerras y/o conflictos bélicos, los cuales se circunscriben a un espacio geográfico determinado y a la participación de actores específicos en donde las víctimas mortales se caracterizaron por ser militares y en segundo orden población civil; en la emergencia sanitaria global de 2020, los involucrados son todos los países. Países que son impactados, independientemente de su nivel de desarrollo económico, financiero, militar y social y de su ubicación geopolítica; las vidas pérdidas son “civiles” qué en su mayor parte, se contagiaron y, además, se ubicaron en su mayor parte en grupos etarios específicos. Al 9 de julio de 2020, la Organización Mundial de la Salud reportó 12,232,745 casos confirmados de COVID-19 y 554, 360 muertes.

En este artículo, se presenta una reflexión sobre la importancia de la cooperación de los organismos internacionales y su relación con los derechos humanos y el turismo. Se asume que la constante de la cooperación de los organismos es la salvaguarda de la vida humana y la defensa de sus derechos humanos, un trinomio indisoluble lo cual se demuestra con su intervención en el escenario de la COVID-19.

1

 

Cooperación internacional, turismo y derechos humanos

¿De qué manera se vinculan los derechos humanos y la cooperación con el turismo? Ante la trascendencia que tiene el turismo en el crecimiento socioeconómico de los países y los servicios que abarca, la intersección con los organismos internacionales y los derechos humanos se da de manera natural.

Desde el momento en que se cierran las fronteras, se establecen restricciones a la libre circulación y a los viajes aéreos, se limita la movilidad de las personas por los efectos de la pandemia de la COVID-19 y se frena la actividad económica y social, se suspenden actividades en hoteles, restaurantes, aeropuertos, centrales de camiones y de trenes, puertos y los demás establecimientos de la cadena valor, se generan pérdidas y aumenta el desempleo.

La “nueva normalidad” obliga a reflexionar, sobre la prioridad de un derecho sobre otro, o como deben entrar en equilibrio; segundo, la percepción del riesgo de los distintos actores del Sector, particularmente, de los responsables de la toma de decisiones y tercero, la forma en que los organismos internacionales actúan de manera conjunta, en una misma dirección en el escenario mundial e impactan en lo local de los distintos países.

Figura No. 2: La intersección de los organismos internacionales, derechos humanos y turismo

2

La cooperación de los multicitados organismos resulta fundamental porque facilita a los Estados canales de expresión, puntos de encuentro, de intercambio de ideas y de análisis sobre temas que predominan en el escenario mundial. En el artículo 13 de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (1945) se establece que la Asamblea General promoverá estudios y hará recomendaciones a fin de:

  1. “fomentar la cooperación internacional en el campo político e impulsar el desarrollo progresivo del derecho internacional y su codificación.;
  2. Fomentar la cooperación internacional en materia económica, social, cultural, educativa y sanitaria. Ayudar a hacer efectivos los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión.”

En los artículos 55-60 de la Carta referida se establece con toda claridad que:

  • “Con el propósito de crear las condiciones de estabilidad y bienestar necesarios para las relaciones pacíficas y amistosas entre las naciones, basadas en el respeto al principio de la igualdad de los derechos y a la libre determinación de los pueblos, la Organización promoverá niveles de vida más elevados, trabajo permanente para todos, así como condiciones de progreso y desarrollo económico y social.
  • Se promoverá la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, sanitario y de otros problemas conexos y la cooperación internacional en el orden cultural y educativo; y
  • El respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, debe ser sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión y la efectividad de tales derechos y libertades.
  • Estos principios se concatenan entre los organismos vinculados a nuestro tema, considerando:

 

Organización Mundial del Turismo (OMT) Organización Mundial de la Salud Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y  Comisión Económica de América Latina Organización Internacional del Trabajo
“Promueve el desarrollo de un turismo responsable, sostenible y accesible para todos.

Insta a que el turismo contribuya al crecimiento económico, a un desarrollo incluyente y a la sostenibilidad ambiental.

Fomenta el liderazgo y apoyo al sector para expandir por el mundo sus conocimientos y políticas turísticas.

Lleva a cabo programas de cooperación y asistencia técnica entre organizaciones y países.

Elabora y difunde información y estadísticas sobre las corrientes turísticas mundiales.

Impulsa la enseñanza y la formación en materia de turismo.

Promueve el cumplimiento del Código Ético Mundial para el Turismo.”

“Es la responsable de desempeñar una función de liderazgo en los asuntos sanitarios mundiales, configurar la agenda de las investigaciones en salud, establecer normas, articular opciones de políticas basadas en la evidencia, prestar apoyo técnico a los países y vigilar las tendencias sanitarias mundiales” La seguridad sanitaria se convierte en la “nueva normalidad” en un elemento sustantivo en los viajes y el turismo, la OMS es la que da la pauta para la emisión de los diversos protocolos que se instrumentarán para brindar confianza y certeza a los visitantes nacionales e internacionales.

La Organización Mundial de Salud ha dado la pauta para que la Organización de Aviación Civil Internacional, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo y el Consejo Mundial de Viajes y Turismo elaboren Protocolos en cada uno de sus ámbitos de acción para garantizar la seguridad sanitaria en “la nueva normalidad.”

Contribuyen de manera decisiva en sus proyecciones sobre el crecimiento de los países, así como en la formulación de propuestas para la recuperación económica y financiera de los países.

 

Juega un papel esencial en el ámbito del Sector Turismo por las características de la estructura laboral en las distintas empresas que participan en él y la gama de servicios y productos que ofrecen

A continuación, se presenta un ejemplo del papel que han jugado los organismos internacionales frente a la COVID-19 y por consiguiente, en la armonización y alineación de criterios para lograr que todos los países asuman, en lo local, compromisos hacia un mismo rumbo. Interactúan entre ellos y fortalecen las acciones a instrumentarse en cada uno de los países, particularmente en el proceso de recuperación del turismo, en lo que se denomina como ya mencionábamos “la nueva normalidad, en el contexto del respeto a los derechos humanos.”

3

4

5

En este proceso de hacer frente a la pandemia con un potencial devastador que no se había presentado en los últimos cien años, sin duda alguna, los organismos internacionales han logrado unificar las directrices, dejando el despliegue en los subsecuentes niveles al orden nacional y local, pero es claro que la orientación, recomendaciones, mejores prácticas, propuestas, normas vinculativas o voluntarias han sido la clave para generar el marco regulativo en materia de seguridad sanitaria en el mundo; una vez más, en una nueva dimensión el multilateralismo genera una interacción entre los organismos internacionales, los distintos países y diversos actores al interior de cada uno de los gobiernos y por tanto, se puede señalar que la cooperación ha logrado dar respuesta a las nuevas circunstancias

Si hacemos una síntesis, dentro del escenario de COVID-19, la Organización Mundial del Turismo dentro de las múltiples acciones que ha instrumentado en coordinación con la Organización Mundial de Salud, el Comité Mundial de Crisis para el Turismo y otros organismos, destacan las siguientes, que reflejan como la conexión implica la transversalidad:

Campaña
“Quédate en casa hoy, Viaja Mañana”

Apoyo al empleo y a la economía, a través de los viajes y el turismo: Llamamiento a la acción para mitigar el impacto socioeconómico de la COVID-19 y acelerar la recuperación (1° de abril de 2020)
3 Partes 23 Recomendaciones
  I.    Gestión de la crisis y mitigación de sus efectos

II.    Suministro de estímulos y aceleración de la recuperación

III.    Preparación para el futuro

  1. Incentivar la retención de puestos de trabajo, apoyar a los trabajadores por cuenta propia y proteger a los grupos más vulnerables
  2. Apoyar la liquidez de las empresas.
  3. Revisar impuestos, tasas, gravámenes y normativas que afectan al transporte y al turismo.
  4. Garantizar la protección del consumidor y la confianza.
  5. Promover el desarrollo de las capacidades, especialmente capacidades digitales,
  6. Incluir el turismo en paquetes de emergencia económica nacionales, regionales y mundiales.
  7. Crear mecanismos y estrategias de gestión de crisis.
  8. Proporcionar un estímulo financiero para la inversión y las operaciones en el sector del turismo.
  9. Revisar los impuestos, las tasas y las normativas que afectan a los viajes y al turismo.
  10. Avanzar en la facilitación de los viajes.
  11. Promover la creación de nuevos puestos de trabajo y desarrollo de competencias, especialmente digitales.
  12. Integrar la sostenibilidad ambiental de los paquetes de estímulo y recuperación.
  13. Comprender el mercado y actuar con rapidez para restablecer la confianza y estimular la demanda.
  14. Impulsar el marketing, los eventos y las reuniones.
  15. Invertir en alianzas.
  16. Integrar el turismo sostenible en los programas nacionales, regionales e internacionales de recuperación y en la asistencia para el desarrollo.
  17. Diversificar los mercados, los productos y los servicios.
  18. Invertir en sistemas de inteligencia de mercados y transformación digital.
  19. Fortalecer la gobernanza del turismo a todos los niveles.
  20. Prepararse para la crisis, mejorar la resiliencia y velar por que el turismo forme parte de los mecanismos y sistemas nacionales de emergencia.
  21. Invertir en capital humano y desarrollo del talento.
  22. Situar el turismo sostenible en una posición destacada en las agendas nacionales.
  23. Efectuar la transición a la economía circular de los ODS.
3 Escenarios sobre posible declive en las llegadas de turistas internacionales señalaba entre el 58% y -78% en 2020, conforme a fechas posibles para la apertura gradual de las fronteras internacionales y la relajación de las restricciones de viaje.

Estas cifras han cambiado, datos:

Julio 2020: Pérdidas

1.6 billones de pesos en consumo turístico, el cierre de empresas (entre 250 mil-500 mil), caída en la captación fiscal de alrededor de 100 mil millones de pesos, caída por ingresos de divisas y en el mundo cerca de 120 millones de empleos, además de cerca de 419 mil millones de dólares en los ingresos de la aviación mundial que implica la cancelación de 7.5 millones de vuelos. “Se puede concluir que mas del 70% de los representantes empresariales opinan que la recuperación del turismo mexicano en los niveles …del 2019 se consolidará de 2022 en adelante”

CICOTUR,

Programa de Asistencia Técnica para la Recuperación del Turismo
(12 de mayo de 2020)
3 Pilares Actividades de asistencia técnica Objetivo
I. Recuperación Económica

 

Impacto en ODS:

1,8, 10, 12,17.

 

  1. Medición del impacto de la COVID-19
  2. Planes de recuperación del turismo específicos para cada país.
  3. Programa de apoyo a las microempresas y pymes turísticas
  4. Reorientación de la cadena de valor hacia la sostenibilidad
 “Estimación económica sistemática y evaluación de cómo ha afectado la crisis de la COVID-19 al sector turístico, con el fin de garantizar que el turismo se refleje adecuadamente en los planes de recuperación económica y desarrollo y se canalicen recursos financieros adecuados para apoyar a las empresas turísticas, especialmente a las microempresas y las pymes, en el proceso de recuperación”.
II.    Marketing y Promoción

 

Impacto en ODS:

1, 8, 9, 10, 11, 17

  1. Examen de los escenarios de crecimiento y de los mercados prioritarios
  2. Estrategia de marketing de turismo internacional
  3. Estrategia de marketing de turismo interno
  4. Estrategia de marketing para mercados emisores específicos (temáticos o regionales)
  5. Estrategia de diversificación turística
  6. Estrategia de marketing digital
  7. Programa de incentivos para estimular los viajes
“Ayudar a los países y a los destinos a desarrollar estrategias y actividades de marketing certeras a partir de los recursos disponibles y la nueva realidad del sector del turismo y los viajes después de la COVID-19”
lll.Fortalecimiento Institucional y Mejora de la Resiliencia

 

Impacto en ODS: 1,4,5,8,9, 10, 11, 12,17

 

  1. Potenciación de la resiliencia de las empresas turísticas para que se adapten a la realidad de la COVID-19, teniendo en cuenta la seguridad y la higiene
  2. Alianzas público-privadas para la recuperación del turismo
  3. Formulación de una estrategia de comunicación para dar respuesta a la crisis
  4. Formación en medios de comunicación para actores clave
  5. Programas de capacitación en desarrollo y gestión del turismo para acelerar la recuperación
  6. Estrategia nacional de capital humano en el sector turístico
  7. Desarrollo y fortalecimiento de las organizaciones de gestión de destinos (OGD)
  8. Capacitación de comunidades locales para desarrollar y promover productos turísticos locales
  9. Empoderamiento de las mujeres a través del turismo
  10. Proyecto de empleo de jóvenes en el turismo
Mejorar las capacidades de directivos, agentes turísticos y representantes de la sociedad civil para que puedan adaptarse a la realidad post COVID-19, además de reforzar las instituciones y los mecanismos de colaboración entre los múltiples actores del sector con el fin de mitigar el impacto de la crisis y acelerar la recuperación

 

 

Prioridades para la Recuperación del Turismo
(28 de mayo de 2020)
1.       Proporcionar liquidez

2.       Restablecer la confianza ofreciendo seguridad

3.       Aprovechar la colaboración público –privada para una reapertura eficiente.

4.       Abrir fronteras con responsabilidad.

5.       Armonizar y coordinar protocolos y procedimientos.

6.       Crear puestos de trabajo con valor añadido gracias a las nuevas tecnologías.

7.      Convertir la innovación y la sostenibilidad en la nueva normalidad.

Directrices globales para reabrir el turismo (28 de mayo de 2020)
1.       Gestión de fronteras segura y fluida (por aire, mar y tierra)

2.       Medidas transversales en el sector privado.

3.       Viajes aéreos seguros.

4.       Hospitalidad

5.       Operadores turísticos y agencias de viajes.

6.       Reuniones y eventos.

7.       Lugares de interés turístico y paquetes temáticos.

8.       Planificación y gestión de destinos.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo por su parte, elaboró los siguientes protocolos globales para la nueva normalidad, a fin de que todos los países tengan o hagan uso de “reglas comunes”. El 29 de mayo de 2020 publicó los correspondientes:

  • Para la Hospitalidad,
  • de Destinos de compras al aire libre/Establecimientos al por menor,
  • de Aviación, de Aeropuertos,
  • de Operadores Turísticos,
  • de Centros de Convenciones, reuniones y eventos.

El 23 de junio los relativos a:

  • De Alquiler a corto plazo y
  • de Atracciones.

Derivado de las prioridades y/o recomendaciones de los distintos organismos internacionales, al interior de cada uno de los países, se instrumentan acciones de carácter obligatorio. Por ejemplo, en el caso de México, en los órdenes de gobierno federal y estatal, se desarrollaron acuerdos, lineamientos, certificaciones, protocolos y sello, nombramos solo algunos de ellos, considerando que a la fecha se emitieron más de 200 a nivel federal y más de 1200 a nivel estatal:

ORDEN DE GOBIERNO FEDERAL

  • SECRETARÍA DE SALUD. Acuerdo por el que se establece una estrategia para la reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas, así como se establecen acciones extraordinarias (14 de mayo de 2020) Acuerdo por el que se hacen precisiones al antes citado acuerdo (15 DE MAYO DE 2020)
  • SECRETARÍA DEL TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL. Lineamientos Técnicos d Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral (18 de mayo de 2020)
  • SECRETARIA DEL TRABAJO Y PREVENSION SOCIAL, SECRETARIA DE ECONOMIA,  SECRETARIA DE SALUD, INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL, (29 de mayo de 2020)
  • SECRETARÍA DE TURISMO. Actualización del Protocolo de atención para personas en centros de hospedaje y restaurantes durante la cuarentena obligatoria por COVID-19 (23 de abril de 2020).

ORDEN DE GOBIERNO ESTATAL: QUINTANA ROO

  • Certificación de Seguridad Sanitaria. Certificado en protección y Prevención Sanitaria en las instalaciones turísticas.
  • Protocolo para la Reapertura del Sector Turístico en Quintana Roo (Junio 2020).
  • Sello de Viaje Seguro emitido por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

Como se ha observado, la cooperación y la asistencia técnica reviste especial importancia para la reactivación del turismo, a su vez, se requiere del fortalecimiento de los derechos humanos, con los cuales se debe transitar al paralelo y siempre con su presencia, para equilibrar su existencia y aplicación, respecto de los derechos prioritarios del caso de que se trate, que en este momento corresponde a la salud de todos.  A continuación, se abarcan algunos aspectos.

Derechos Humanos

El tema de los derechos humanos desde el vértice que se aborde, resulta de gran interés, sin embargo, en la práctica, su respeto, ejercicio y protección de los mismos resulta complejo; si se observan algunos de los aspectos que se identifican en el escenario de atención de la COVID-19 particularmente en México, destacan desde el vértice salud, 4 ángulos: el de los médicos-pacientes, el de la población (incluye familiares), el de los visitantes-turistas y el del estado en sus diferentes órdenes de gestión pública, y en cada etapa o fase en que la pandemia está presente se generen interrogantes sobre el ejercicio real de esos derechos y como se vinculan con las libertades consagradas en nuestra constitución y los diversos instrumentos internacionales de los que México es parte, y la puesta en el centro de las restricciones que se han tomado para proteger la salud de las personas y las acciones relacionadas para prevenir, mitigar y combatir el contagio; escenarios todos difíciles, pero donde deben confluir el interés superior de la vida humana.

Figura No. 3: Actores principales en un caso de una persona contagiada por COVID-19

6

Desde 1948, se han emitido declaraciones y tratados internacionales de derechos humanos, a través de los cuales los Estados, una vez que los ratifican, instrumentan medidas y promulgan leyes internas, las cuales deben, a su vez, ser respetadas y aplicadas en estricto sentido.

Hoy en el marco de la Pandemia los derechos humanos siguen vigentes y para el caso de sectores como el turismo igualmente deben estarlo con independencia de que determinadas medidas implique restricciones o limitaciones que afectan su desarrollo, el derecho al esparcimiento, al ocio, a la libertad de tránsito, movilidad, al empleo de quienes son parte del turismo, al comercio, al ejercicio de la profesión como la de un guía de turista que se ve suspendida, y una serie de eslabones enlazados que se ven impactados por la presencia de un virus que al día de hoy no tiene una cura, y las medidas que se pueden tomar necesariamente impiden e inhiben el despliegue del sector, pero también del ejercicio pleno de algunos derechos humanos, pero esto no debe ser entendido como una restricción absoluta, son de carácter temporal y circunscritas a regulaciones que tienen por objetivo proteger la vida humana.

Nivel internacional

 

Declaración de Derechos Humanos

Aprobada y proclamada por la Asamblea General de ONU en su resolución 217-A (III) de 10 de diciembre de 1948.

“Art. 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.”

 
  Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Aprobado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General de ONU en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966, entrada en vigor el 3 de enero de 1976.

  Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Aprobado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General de ONU en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966, entrada a vigor el 23 de marzo de 1976.

  Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Aprobado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General de ONU en su resolución 2200 A (XXI), de 16 diciembre de 1966, entrada en vigor el 23 de marzo de 1976.

  Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte

Aprobado y proclamado por la Asamblea General de ONU en su resolución 44/128, de 15 de diciembre de 1989, entrada en vigor el 11 de julio de 1991.

  Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial

Aprobada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General de ONU en su resolución 2106 A (XX), de 21 de diciembre de 1965, y modificada por la resolución 47/111 de la Asamblea General, de 16 de diciembre de 1992, entrada en vigor el 4 de enero de 1969.

  Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

Aprobada y abierta a la firma y ratificación, o adhesión, por la Asamblea General de ONU en su resolución 34/180, de 18 de diciembre de 1979, entrada en vigor el 3 de septiembre de 1981.

  Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

Aprobado por la resolución 54/4 de la Asamblea General de ONU, de 6 de octubre de 1999, y abierto a la firma, ratificación y adhesión el 10 de diciembre de 1999, entrada en vigor el 22 de diciembre de 2000.

  Convención sobre los Derechos del Niño

Aprobada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en su resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989, entrada en vigor el 2 de septiembre de 1990.

  Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía

Aprobado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la resolución 54/263 de la Asamblea General de ONU, de 25 de mayo de 2000, entrada en vigor el 18 de enero de 2002.

  Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de los niños en conflictos armados

Aprobado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la resolución 54/263 de la Asamblea General de ONU, de 25 de mayo de 2000, entrada en vigor el 12 de febrero de 2002.

  Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes

Aprobada y abierta a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General de ONU en su resolución 39/46, de 10 de diciembre de 1984, entrada en vigor el 26 de junio de 1987.

  Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes

Aprobado por la Asamblea General de ONU en su resolución 57/199, de 18 de diciembre de 2002

  Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares

Aprobada por la Asamblea General de ONU  en su resolución 45/158, de 18 de diciembre de 1990

 

 

  Convención Internacional para la protección de todas las personas  con discapacidad

Aprobada por la Asamblea General de ONU el 13 de diciembre de 2006, entró en vigor el 3 de mayo de 2008.

  Protocolo Facultativo de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad

Entró en vigor el 3 de mayo de 2008.

 

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, emitió un documento denominado “Directrices esenciales para incorporar la perspectiva de los derechos humanos en la atención a la Pandemia por la Covid-19” (2020):

“El COVID-19 pone a prueba a sociedades, gobiernos, comunidades y particulares. Esta es una época de solidaridad y colaboración para hacer frente al virus y atenuar los efectos, a menudo no deseados, de las medidas aplicadas para detener su propagación. El respeto de los derechos humanos en todo su espectro, que abarca tanto a económicos, sociales y culturales como civiles y públicos, será fundamental para el éxito de la respuesta de la sanidad pública y la recuperación de la pandemia.”

Las Directrices  abarcan los distintos aspectos que deben protegerse para garantizar la aplicación de los instrumentos internacionales en la materia, considerando, aspectos generales, migrantes, personas con discapacidad, el uso de la fuerza, minorías, genero, personas privadas de su libertad, pueblos indígenas, defensores de derechos humanos, la coexistencia de otros derechos previstos en los tratados, y las legislaciones nacionales como el derecho básico a la salud, a la vivienda, a un ambiente sano, mantener el compromiso asumido en la agenda 2030 y lo que implica para las nacionales, así como un apartado sobre los impactos económicos y la desigualdad, destacando la importancia del crecimiento económico, de la industria verde, la de la atención de todos los sectores, todo en el marco de medidas que respeten los mínimos de los derechos humanos, que no podrán verse desaplicadas y deben mantener equilibrio con las medidas de seguridad sanitarias

En el caso particular de cooperación y solidaridad internacional establece:

  • “El COVID-19 ha puesto de relieve y agravado las desigualdades entre los países y dentro de cada uno de ello. Hay una necesidad de que los Estados y todos los demás agentes fortalezcan el multilateralismo y la cooperación internacional, en un espíritu de solidaridad mundial y responsabilidad compartida.
  • El apoyo técnico y económico a las naciones y comunidades necesitadas puede salvar vidas y medios de subsistencia. A corto y largo plazo, las respuestas de la comunidad internacional deben orientarse por todos los derechos humanos, incluido el derecho al desarrollo. Mediante la cooperación y la solidaridad internacionales, el derecho al desarrollo contribuirá a una mejor reconstrucción, a través de políticas nacionales y mundiales de comercio, inversión y finanzas y también mediante un contexto que fomente el desarrollo sostenible.”

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet ante la COVID-19 y su impacto en los negocios y los trabajadores, emitió la siguiente declaración. (2020)

  • “(…) Los derechos humanos y las libertades fundamentales nos hacen más resistentes a la crisis, más flexibles, más adaptables, más responsables y mejor informados. La crisis que se está desencadenando por la COVID-19 es terreno desconocido, claro que sí, pero contamos con una brújula. Las leyes y orientaciones sobre derechos humanos, incluidos los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, han sido concebidos para ayudar a que los dirigentes actúen de forma responsable y efectiva a la hora de abordar todo tipo de desastre y a que reconstruyan mejor.
  • La responsabilidad básica, para todos los negocios, es respetar los derechos humanos en sus propias actividades y relaciones comerciales. La forma práctica de hacerlo es emplear procesos de debida diligencia en materia de derechos humanos, identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de cómo gestionan las repercusiones para los derechos humanos. Y esta herramienta puede ser clave para identificar el impacto de la COVID en sus cadenas de suministro, cadenas de demanda y sistemas.
  • Ustedes necesitan esta precisión y claridad para ofrecer las respuestas adecuadas. Es y seguirá siendo esencial, durante toda la epidemia, que identifiquen, evalúen y aborden los nuevos riesgos que ésta está generando, de forma que puedan elaborar políticas rápidas y relevantes.
  • Ante todo, se trata de una crisis sanitaria. Considero imprescindible y de la máxima urgencia asegurar la salud y la seguridad de sus trabajadores, en especial del ámbito de la atención sanitaria, con funciones de cara al cliente o con una interacción importante en el trabajo. Todos los trabajadores, sin discriminación, deberían tener acceso a la asistencia sanitaria y material de protección, y su riesgo de exposición debería reducirse. Asimismo, los negocios deberían evaluar el impacto sobre los trabajadores en sus cadenas de suministros y utilizar su influencia para salvaguardar los derechos de las personas que trabajan para sus proveedores. Es una cuestión de base y de los intereses propios más fundamentales para proteger los derechos humanos.
  • En este contexto, hay que prestar atención especial a los jornaleros, los trabajadores sin contrato, los empleados temporales y aquellas personas sin cobertura de protección social que trabajan en sus cadenas de suministro. Muchos de ellos son mujeres o proceden de grupos vulnerables, y la asistencia y apoyo inmediato por parte de ustedes, incluso durante las medidas de confinamiento, pueden ser una tabla de salvación. Numerosos trabajadores y propietarios de pequeñas empresas necesitarán apoyo inmediato que les ayude a proteger sus medios de subsistencia (…).
  • …Los inversores ya están preguntando a los directores generales cuáles son sus medidas en curso para proteger sus amplios ecosistemas de personal, clientes y proveedores. Las medidas humanas, lúcidas y de impacto, que protejan a los empleados y las comunidades y que les ayuden a superar los retos, darán sus frutos a largo plazo en la reputación de las empresas.
  • No nos podemos permitir excluir a nadie. Si hemos aprendido algo de la COVID-19 es que nadie ni ninguna identidad es una unidad aislada. Todos estamos conectados y nos beneficiamos mutuamente.
  • También me gustaría subrayar que esta respuesta a la pandemia debe ser global. No nos podemos permitir excluir a ningún país. El hecho de que países en desarrollo con menos capacidad para contener la pandemia se conviertan en repositorios para el virus e impulsen nuevas oleadas de contagio sería un desastre para los derechos humanos…
  • La prevención, la mitigación y el tratamiento del daño que se cause a los derechos humanos será clave para mantener la confianza: con los clientes y los consumidores, con sus empleados, sus asociados y sus comunidades. Esto será fundamental para crear un mundo con mayor resiliencia.”

Y afirmó “El coronavirus también pondrá a prueba, sin duda, nuestros principios, valores y humanidad compartida”:

  • “(…) Al extenderse rápidamente por todo el mundo, con la incertidumbre en torno al número de infecciones y con una vacuna todavía a muchos meses de distancia, el virus está generando profundos temores y ansiedades en los individuos y las sociedades.

 

  • Las personas en movimiento, incluidos los refugiados, pueden ser particularmente atacadas. Sin embargo, el coronavirus en sí no discrimina, las personas infectadas hasta la fecha incluyen turistas, empresarios internacionales e incluso ministros nacionales, y se encuentran en docenas de países, que abarcan todos los continentes.

 …Los líderes políticos deben tomar la iniciativa, ganarse la confianza a través de información transparente y oportuna, trabajar juntos por el bien común y capacitar a las personas para que participen en la protección de la salud.

  • Ningún país en la actualidad puede protegerse del impacto del coronavirus, tanto en sentido literal como económica y socialmente, tal y como lo demuestran la caída de los mercados bursátiles y el cierre de escuelas (…)
  • La Organización Mundial de la Salud proporciona experiencia, vigilancia, sistemas, investigación de casos, localización de contactos e investigación y desarrollo de vacunas. Es una lección de que la solidaridad internacional y los sistemas multilaterales son ahora más importantes que nunca.
  • A largo plazo, debemos acelerar el trabajo de construcción de servicios de salud pública equitativos y accesibles. Y cómo respondamos a esta crisis ahora sin duda dará forma a esos esfuerzos en las próximas décadas. Si nuestra respuesta al coronavirus se basa en los principios de confianza pública, transparencia, respeto y empatía por los más vulnerables, no solo defenderemos los derechos intrínsecos de cada ser humano. Utilizaremos y construiremos las herramientas más efectivas para asegurarnos de superar esta crisis y aprender lecciones para el futuro.”

 

Nivel regional

La Organización de los Estados Americanos, a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió el 9 de abril de 2020, la Resolución 1/20. COVID-19 y Derechos Humanos: Los problemas y desafíos deben ser abordados con perspectiva de Derechos Humanos y respetando las obligaciones internacionales. Entre otros aspectos que establece, están los siguientes:

  • “Dada la naturaleza de la pandemia, los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales deben ser garantizados sin discriminación a toda persona bajo la jurisdicción del Estado y, en especial, a aquellos grupos que son afectados de forma desproporcionada porque se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, como son las personas mayores, las niñas y los niños, las personas con discapacidad, las personas migrantes, los refugiados, los apátridas, las personas privadas de la libertad, las personas LGBTI, las mujeres embarazadas o en período de post parto, las comunidades indígenas, las personas afrodescendientes, las personas que viven del trabajo informal, la población de barrios o zonas de habitación precaria, las personas en situación de calle, las personas en situación de pobreza, y el personal de los servicios de salud que atienden esta emergencia.”
  • “El derecho a la salud debe garantizarse respetando la dignidad humana y observando los principios fundamentales de la bioética, de conformidad con los estándares interamericanos en cuanto a su disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad, adecuados a las circunstancias generadas por esta pandemia…”

La Comisión Interamericana sobre Derechos Humanos, en la Resolución 1/20 formula recomendaciones a los gobiernos de los Estados miembros (85). Tres de ellas destacan, son las siguientes:

7

La Comisión Interamericana sobre Derechos Humanos, en la Resolución 1/20, en el apartado IV, aborda el tema de la Cooperación internacional e intercambio de buenas prácticas y en sus recomendaciones 81-85 señala:

IV. Cooperación Internacional e intercambio de buenas prácticas
Parte considerativa Recomendaciones
“Destacando que toda política pública con enfoque de derechos humanos para la prevención, atención y contención de la pandemia requiere un abordaje amplio y multidisciplinario a partir del fortalecimiento de mecanismos de cooperación internacional entre Estados. Resultando urgente avanzar en la coordinación regional y global para enfrentar la crisis de la pandemia del COVID-19, a fin de lograr eficacia de manera regional, global y sostenible en las políticas públicas y medidas de distinta naturaleza que se adopten. “

“Destacando la importancia de contar con el apoyo, la participación y cooperación de personas y grupos de la sociedad civil, como las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de base comunitaria, y del sector privado, para que los esfuerzos de los Estados en el ámbito de las acciones de prevención, contención y tratamiento de la pandemia sean eficaces y oportunas.”

81. Dar cumplimiento efectivo al compromiso de adoptar medidas, tanto a nivel interno como mediante la cooperación internacional, para asegurar la realización del derecho a la salud, a otros DESCA y al conjunto de los derechos humanos, en el marco de contextos de pandemia y sus consecuencias, conforme a las reglas generales del derecho internacional e interamericano.

 

“Resaltando que la cooperación que brindan los organismos regionales y universales como la CIDH, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), o agencias y órganos especializados de las Naciones Unidas, a través de sus mecanismos, resulta clave en la coordinación de esfuerzos y acciones conjuntas con los Estados en el marco de la crisis de la pandemia del COVID-19.2” 82. Alentar y promover el desarrollo de espacios amplios y efectivos de diálogo internacionales con el fin de establecer y consolidar canales de intercambio de buenas prácticas en materia de estrategias exitosas y políticas públicas con enfoque de derechos humanos, información oportuna, así como de desafíos y retos para enfrentar la crisis global provocada por la irrupción de la pandemia de COVID-19. Estos espacios deben propiciar particularmente la plena participación de los grupos y sectores más afectados por la pandemia, la sociedad civil, Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, la academia y personas expertas o entidades especializadas en DESCA, salud pública y global, o derecho al desarrollo, entre otros.
“Manifestando la voluntad y disposición de la CIDH y sus Relatorías Especiales para brindar asistencia técnica a los Estados, los organismos regionales, las organizaciones sociales y otras instituciones para el fortalecimiento institucional y la formulación, implementación y evaluación de políticas públicas orientadas a combatir la pandemia en las Américas con enfoque de derechos humanos sobre la base de los estándares interamericanos e internacionales pertinentes.” 83. Convocar al intercambio técnico y regional para el establecimiento de protocolos globales para el tratamiento de los datos e información referida a la pandemia a fin de uniformar las estadísticas que se revelan en la materia; alentando a la sociedad civil a unir esfuerzos regionales a través de la promoción y el encuentro en espacios de articulación y diálogo internacional.
  84. Promover mecanismos de cooperación técnica como herramientas para facilitar la realización de acciones conjuntas con los Estados, así como manifestar su disposición para brindar asistencia técnica en las materias pertinentes para garantizar la implementación del enfoque de derechos humanos en el marco de las políticas, acceso a fondos económicos que refuercen la protección de dichos derechos, planes y estrategias adoptadas para afrontar la crisis de la pandemia.
  85. Emplear los mecanismos de promoción, protección y asistencia técnica de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de sus Relatorías Especiales, como herramienta de asistencia y fortalecimiento de los esfuerzos estatales para hacer frente a los desafíos desatados por la crisis sanitaria.

 

Nivel de México

En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1917) se establecen los derechos humanos, que en el contexto del marco de normas nacionales el país ha determinado como las indispensable y connaturales a las personas, considerando como disposición nacional todas aquellas emanadas de los instrumentos internacionales de los que el país es parte –como señalamos en cuadros anteriores-, de forma tal que se cuenta con un ecosistema robusto a nivel regulativo de protección.

Sin duda el catálogo de derechos humanos es amplio y hoy es impensable transitar en una sociedad moderna y democrática sin su vigencia, en el turismo y en el contexto del Covid-19 esto se pone de manifiesto con las resoluciones que respecto al tema han emitido tanto los gobiernos federales como los estatales; más allá de las críticas sobre su efectividad o eficiencia y su contenido técnico, en todas y cada una de ellas se ha procurado respetar la aplicación de los derechos humanos y como su intersección es indispensable.

Figura No. 4: Garantías y Derechos Humanos establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Marco general aplicable.

8

9

El Sistema Nacional de Salud está constituido por las dependencias y entidades de la Administración Pública, tanto federal como local, y las personas físicas o morales de los sectores social y privado, que presten servicios de salud, así como por los mecanismos de coordinación de acciones, y tiene por objeto dar cumplimiento al derecho a la protección de la salud” (Ley General de Salud: 1984: art.5)

En el artículo 7 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas (2016) establece la obligación de “Satisfacer el interés superior de las necesidades colectivas por encima de intereses particulares, personales o ajenos al interés general y bienestar de la población”, así como “Corresponder a la confianza que la sociedad les ha conferido; tendrán una vocación absoluta de servicio a la sociedad, y preservarán el interés superior de las necesidades colectivas por encima e intereses particulares o ajenos al interés general”, estos elementos jurídicos enmarcan un escenario complejo, que coadyuva al balance entre responsabilidades frente al gobernado y que implica ante todo como equilibrar los derechos humanos a la vida, a la salud, al turismo, en un contexto global donde los Organismos Internacionales juegan un rol central, frente una crisis mundial y de alcances aun no determinados donde la afectación será integral, sin normas internacionales de referencia y la civilidad de la cooperación difícilmente se podrá salir adelante, el andamiaje nacional cuenta con los mecanismos y los puentes comunicantes para aterrizar cada uno de ellos, el cómo usarlos dependerá en muchos de los casos a la visión política del gobernante.

Si se observan algunos de los aspectos que se presentan en el escenario de atención de la COVID-19, particularmente en México, destacan las implicaciones del establecimiento de la “Jornada Nacional de Sana Distancia” en torno a aspectos fiscales y laborales que enfrenta el sector privado, incluyendo las pymes, la situación de incertidumbre y de falta de recursos de las personas que se encuentran en el sector informal, así como todos aquellos en situación vulnerable. Esto genera interrogantes sobre el ejercicio de esos derechos.

Si nos situamos en el escenario de salud frente al COVID-19, observamos, en sentido estricto, diversos actores, los cuales interactúan de manera directa por la necesidad de prestar atención al paciente y a su vez, el derecho de un paciente de ser atendido, al derecho del familiar de ser informado de manera oportuna, veraz y transparente y el derecho del médico de desempeñar sus funciones en un entorno adecuado y con los insumos necesarios para su protección. Además, podría sumarse, el derecho de la población en general a recibir información, en torno a la pandemia que se atraviesa en el país, el estatus real de la misma. Por eso, el Estado juega el rol principal en el respeto o no de estos derechos.  En México prevalece el Estado de Derecho y existen instituciones que vigilan el respeto de los derechos humanos, sin embargo, resulta inevitable preguntarse, cuales son los efectos de cada decisión y como se desempeñarán en el futuro, como seguirá afectando al sector social y económico, al turismo y cómo hacer uso de los instrumentos institucionales debe ser la respuesta.

Es evidente que todo esto repercute en el Sector Turismo, porque las actividades relacionadas con el proceso mediante el cual se gestiona el turismo, esta interconectado fundamentalmente con el propio ejercicio del derecho al esparcimiento, al desplazamiento, a la movilidad, a la libertad de tránsito y del disfrute del tiempo libre, es decir, un catálogo de derechos humanos que son el eje que mueve a los organismos que representan los intereses y las visiones del mundo y de sus sociedades, y por tanto la sinergia tridimensional permite que entendamos como el ejercicio de las definiciones al nivel multidimensional reflejan como en actividades prioritarias como el turismo, sería muy complicado su despliegue y desarrollo sin referentes internacionales; con base en sus estándares generales entrelazan la movilidad de las regulaciones e insertan en cada acción, acuerdo, norma obligatoria las disposiciones que corresponde como las básicas en materia de derechos humanos, que en sí mismas no estarían presentes sin el esfuerzo global de las naciones que han asumido los principios a los que deben estar sujetos tanto personas como autoridades.

Figura No. 5 Ejemplo de del esquema derechos humanos en el turismo y los organismos internacionales

10

Como puede observarse, en el escenario dominado por la COVID-19, las “instituciones multilaterales” han jugado el papel determinante para sentar las bases, a nivel mundial, de lo que se ha denominado la “nueva normalidad” orientada hacia una recuperación “inclusiva y resiliente”. Su experiencia y su estructura han permitido transcender las fronteras y generar confianza en los actores internacionales por el manejo que se le ha dado a esta situación de “emergencia internacional”.

Sin duda hay cuestionamientos y presiones de distinta índole que responden a las visiones que sobre el tema se tiene desde la perspectiva en algunos casos técnica y otras de orden político, pero sin duda, la conducción a partir de ejes referenciales internacionales, siguen siendo la respuesta; en el espacio después de la cúspide de la crisis de la pandemia habrá que reforzar y replantear muchas de las definiciones y formas de gestionar y operar la función pública, un enorme reto tanto para gobernados como gobernantes, donde sin intensificar la gobernanza y asumir equivocadamente una conducción autoritaria sería un error.

Multilateralismo

A diferencia de lo que ha sucedido en las últimas décadas, a través de los cuales se ha insistido en la necesidad de efectuar cambios en la estructura de las Naciones Unidas debido al cambio de circunstancias para las cuales fue creada y al desequilibrio que existe al interior sobre la distribución del “poder”, ahora el multilateralismo, por la propia dinámica mundial, se coloca en el centro del sistema internacional con un nuevo rumbo. El propio secretario general de la Organización de las Naciones Unidas afirmó (junio 2020) “nuestro principal desafío compartido es levantarse en este momento”

A fin de comprender los motivos de estos cuestionamientos, es menester observar el panorama histórico de los cambios que se han generado en el propio sistema internacional y su configuración geopolítica. Cambios derivados, entre otros aspectos, por el fin de la Guerra Fría; la transición de regímenes dictatoriales hacia sistemas democráticos; la desintegración de la Unión Soviética, de Checoslovaquia y de Yugoslavia; diversas guerras –Vietnam, El Golfo, Kosovo y contra el terrorismo-; conflictos –Árabe-israelí, Afganistán, Iraq-; el genocidio en Ruanda; el hambre en África; la independencia de Timor Oriental; la incorporación de nuevos temas en la agenda internacional; la globalización y la antiglobalización; la evolución hacia el libre comercio , el consenso de Washington; crisis financieras; avances científicos y tecnologías en genética, internet y redes sociales. En el 2020, las tensiones geopolíticas, las crisis del cambio climático y la pobreza, entre otros, continúan y a esto, se suman las consecuencias derivadas de la pandemia del coronavirus SARS-CoV2.

La discusión estriba en los resultados del manejo de estos sucesos.

Durante el 73 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, la presidenta de esta Asamblea, María Fernanda Espinosa afirmó (5 de abril de 2019): “Debemos retomar la agenda multilateral con un compromiso renovado, relanzar la narrativa del multilateralismo y su rol irremplazable (…) El trabajo de las Naciones Unidas, los logros que ha alcanzado en todos estos años, son extraordinarios. Sin embargo, aún hay escépticos y hay quienes se preguntan si la Organización está a la altura de los desafíos globales, a ellos, debemos responder con un contundente Sí”.

El 24 de abril de 2019. El Secretario General de la ONU Antonio Guterres afirmaba “el multilateralismo y la diplomacia han beneficiado a la humanidad en su conjunto (…) Debemos probar que el multilateralismo puede responder a las ansiedades globales (…) ha llegado el momento de adoptar medidas coordinadas a nivel mundial”

Sin duda alguna, este tendrá que ser objeto de una revisión para dar respuesta a las nuevas necesidades y demandas mundiales y tendrá que ser, como ha señalado el Secretario General de la ONU “inclusivo, en el que participen los gobiernos, las organizaciones internacionales, el sector empresarial, la sociedad civil, la comunidad académica y otros actores sociales, particularmente los jóvenes (…) es esencial la acción colectiva.”

De la misma forma en que la bipolaridad dejó de ser un referente en las relaciones internacionales y nuevas configuraciones aparecen en el mapa mundial, en la actualidad, el multilateralismo enfrenta nuevos desafíos, como es la seguridad sanitaria, particularmente en el contexto del turismo y los Derechos Humanos.

Revisemos brevemente el proceso que ha llevado a este instrumento, a ser una alternativa viable, aún en los tiempos de una pandemia. Ruggie (1992), autor que ha influido en el tema de multilateralismo, parte de la definición de las instituciones de Robert Keohane “(…) como persistentes y conectadas a un conjunto de reglas formales e informales que prescriben roles de conducta, limitan la actividad y dan forma a las expectativas” para señalar que el término “multilateralismo” es muy simple, modifica el sustantivo “institución” y así, éste “representa una forma institucional genérica de las relaciones internacionales”.

Al cuestionarse sobre la forma en que el multilateralismo modifica la institución, afirma que éste “es una forma institucional que coordina las relaciones entre tres o más estados sobre la base de principios “generalizados”, principios sobre la conducta apropiada para una serie de acciones, sin considerar los intereses particulares de las partes o exigencias estratégicas que pueden existir en un caso específico.

A su vez, precisa que Keohane al referirse al concepto de instituciones internacionales, señala que “en la práctica, aplica a diferentes tipos de relaciones institucionales entre los estados y por tanto, el atributo general de multilateralismo tendrá diferentes expresiones específicas dependiendo del tipo de relaciones institucionalizadas al que pertenece”, las cuales pueden ubicarse en el orden internacional, los regímenes internacionales y las organizaciones internacionales y así, cada una puede tener, pero no necesariamente tener una forma multilateral.

Por ello, insiste Ruggie (ibíd.) “el concepto de multilateralismo se refiere a las reglas constitutivas que ordenan relaciones en dominios de la vida internacional: Su dimensión arquitectónica, por así decirlo. La calidad de apertura de un orden económico internacional se refiere a características, tales como la prohibición de bloques exclusivos, esferas o barreras similares a la conducción de las relaciones económicas internacionales“.

Si se tratara de un aspecto de seguridad, la base sería “la condición de igualdad de acceso a un paraguas de seguridad común. En la medida que la condición o las condiciones características se cumplen, entonces, es multilateral en forma. En resumen, el multilateralismo representa el carácter de un orden general de relaciones entre estados.”

En el multilateralismo “los significados sustantivos de los términos reflejan los principios generalizados de conducta apropiada.” Éstos incluyen desde los criterios de definición de principios, normas, reglas y procedimientos de toma de decisiones alrededor de los cuales convergen las expectativas de los actores. Un régimen es parte de un orden y en caso de que se estableciera un acuerdo entre dos o más estados, difícilmente puede adoptar la forma multilateral. “En el caso de un régimen de seguridad colectiva, incluirían la norma de no agresión, reglas uniformes para el uso de sanciones para disuadir o castigar la agresión y, nuevamente procedimientos sancionados colectivamente para instrumentarlos.”

Las organizaciones internacionales formales tienen una sede, estructura y procedimientos de votación. Hay organizaciones internacionales que “su relación con el concepto de multilateralismo es menos evidente de lo que a veces se supone”. Según explica Ruggie (Ibíd.) “muchas organizaciones de origen no son multilaterales y la existencia de un universo de organizaciones multilaterales, no significa que tengan esta forma, puede ser que sólo respondan a una petición internacional o los regímenes internacionales se lleven a cabo en foros multilaterales. Una organización multilateral es un tipo separado y distinto de comportamiento institucionalizado definido por reglas generalizadas como votación o procedimientos de consenso.”

Los atributos del multilateralismo caracterizan las relaciones dentro de colectividades específicas que pueden y con frecuencia no alcanzar todo el universo de naciones. Debe tomarse en cuenta que estas son definiciones formales, no descripciones empíricas de casos reales y no esperaríamos que los casos reales se ajusten a las definiciones formales.”

El multilateralismo respeta el principio de soberanía de los estados. También ha jugado un rol importante en la definición en los derechos de propiedad internacional, como es en los ámbitos oceánicos, espaciales, territoriales, telecomunicaciones, el nuevo sistema de tecnologías de la información, de inteligencia artificial, los derechos digitales, medio ambiental. Por ello, existen también “soluciones multilaterales”.

A partir de la Sociedad de Naciones, las organizaciones internacionales empiezan a cobrar fuerza por la formalidad que representan y con la Organización de las Naciones Unidas, el proceso hacia la institucionalización del multilateralismo se fortalece. El manejo de los temas de interés común que se van delineando ante los cambios de las transformaciones en el contexto mundial y la búsqueda de soluciones de manera coordinada, colocan este instrumento, entre las principales opciones.

Considerando el contexto del multilateralismo, retomamos el tema que nos ocupa, a fin de representarlo en la siguiente figura, a través de la cual se conjugan las disposiciones de los organismos internacionales y las medidas adoptadas en el sector turismo y, como variable transversal se ubican los Derechos Humanos y el común denominador que es la Seguridad Sanitaria.

Figura No. 6: El tránsito de la seguridad sanitaria en el turismo con base en los Derechos Humanos, bajo la pauta de los organismos internacionales.

11

Conclusiones

La incertidumbre y la percepción de la población sobre los riesgos de mayor contagio de la COVID-19 al reiniciar las actividades, particularmente en México, lleva a reflexionar sobre el ejercicio efectivo de los derechos humanos, particularmente del acceso a la información, la atención de la salud, el respeto a la dignidad humana, la libre circulación, la seguridad laboral, el apoyo integral a empresas pequeñas, medianas y grandes y en la necesidad brindar certeza, por parte de las autoridades, sobre la realidad que impera en el país.

La cooperación de los Organismos Internacionales es relevante para la protección de los derechos humanos, así como para la asistencia técnica de los diversos niveles y órdenes en los que se realiza la prestación de los servicios turísticos y a su vez, para la reactivación, recuperación y regularización del turismo. En la medida que esta cooperación se fortalezca, se fortalecerá también la estructura multilateral donde nuestro país tiene una representación muy activa, donde se analiza el turismo y se orienta su nuevo rumbo y donde la salud es hoy el centro.

El gobierno de México deberá seguir apoyándose en esta cooperación para hacer frente a la reactivación económica y a la satisfacción de las necesidades sociales que cada vez se agudizan por los efectos provocados por la inactividad productiva, derivada de la pandemia; sobre todo, para sumar esfuerzos y tener acceso, en su momento, a la vacuna contra la COVID-19.

 Las medidas adoptadas en materia de turismo están también enmarcadas por las recomendaciones efectuadas por los organismos y las instancias regionales tanto de turismo como de Derechos Humanos, que tienen el reto de generar equilibrios en términos de disposiciones, en donde la seguridad sanitaria es el eje de toda regulación.

La intersección de los temas cooperación internacional, turismo y derechos humanos es inevitable e indispensable; una pieza fundamental en la “nueva normalidad” será la seguridad de los trabajadores y de los visitantes para mantener abiertos los establecimientos y sobre todo, generar confianza en que se cumplen con las medidas sanitarias. De esta forma, fortalecer la recuperación del sector, que considerando el escenario asociado a la desaceleración económica que venía desde el 2019, más las condiciones de los mercados emisores y las repercusiones en la pérdida de empleo, el poder adquisitivo, en consecuencia la focalización del gasto a la salud, alimentación y demás básicos, adicionado a la percepción del turista en términos de decisión de viaje, como el temor a usar el transporte aéreo, al desplazamiento, el hecho de no contar aún con una vacuna, hacen una suma que sin duda será de una magnitud no vista, por tanto el turismo si bien robusto y con una arquitectura que le permitirá salir adelante, los plazos en los que esto ocurra para nivelarse no lo serán antes de 18, 24 o 36 meses, según cada sector y cada región.

Sin embargo, el factor de la interdependencia entre los factores analizados debe ser una vía hacia la nueva era o “nueva normalidad”, que implica sin lugar a dudas un periodo de transición que deberá ser acompañado desde los organismos especializados, que con su fuerza puedan acompañar a los países a encontrar soluciones conjuntas y comunes.

 


Referencias

“El brote de coronavirus es una prueba para nuestros sistemas, valores y humanidad.” Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Constitución Política de los Estados Mexicanos publicada en el Diario Oficial de la Federación el 5 de febrero de 1917. Su última reforma publicada en el DOF el 8 de mayo de 2020.

 COVID-19 México

https://coronavirus.gob.mx/datos/

https://covid19.who.int/explorer

 Declaración de la Comisión JurídicaInteramericana de Derechos Humanos 1/20. OEA, 9 de abril de 2020.

https://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2020/073.asp

Foro Económico Mundial del 30 de abril de 2020.

https://www.acnur.org/noticias/noticia/2020/3/5e6a6dcd4/el-brote-de-coronavirus-es-una-prueba-para-nuestros-sistemas-valores-y.html#_ga=2.56874665.2053876134.1585128887-879115019.1585128887

General Assembly of the United Nations.

https://www.un.org/en/ga

Keohane, Robert. “Multilateralism: An agenda for Research”. International Journal, vol. XLV, 1990.

La COVID -19 y su impacto en los negocios y los trabajadores. Diálogo digital de la Organización Internacional de Empleadores. Declaración de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

https://www.ohchr.org/SP/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=25843&LangID=S

Ley General de Responsabilidades Administrativas. Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de julio de 2016. Su última reforma publicada en el DOF, el 13 de abril de 2020.

Ley General de Salud. Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de febrero de 1984. Sus últimas reformas publicadas en el DOF el 24 de enero de 2020.

WHO Coronavirus disease (COVID-19) Dashboard.

https://covid19.who.int/

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos. Directrices relativas al COVID-19.  https://www.ohchr.org/SP/NewsEvents/Pages/COVID19Guidance.aspx

Resolución aprobada por la Asamblea General el 20 de abril de 2020 [sin remisión previa a una Comisión Principal (A/74/L.56 y A/74/L.56/Add.1)] 74/274. Cooperación internacional para garantizar el acceso mundial a los medicamentos, las vacunas y el equipo médico con los que hacer frente a la COVID-19

https://www.un.org/es/coronavirus/member-states#resolutions

Resolución aprobada por la Asamblea General el 20 de abril de 2020 [sin remisión previa a una Comisión Principal (A/74/L.56 y A/74/L.56/Add.1)] 74/274. Cooperación internacional para garantizar el acceso mundial a los medicamentos, las vacunas y el equipo médico con los que hacer frente a la COVID-19

RUGGIE, J.G. “Multilateralism: The Anatomy of an Institution”. International Organization, vol. 46, núm. 3, verano 1992, pp. 561-598.

UNWTO, OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE Y COVID-19 RESPONSE.  Directrices globales de la OMT para reiniciar el turismo (28 de mayo de 2020)

https://webunwto.s3.eu-west-1.amazonaws.com/s3fs-public/2020-06/200606%20-%20UNWTO%20Global%20Guidelines%20to%20Restart%20Tourism%20ES.pdf

UNWTO, OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE Y COVID-19 RESPONSE. Programa de Asistencia Técnica para la Recuperación del Turismo.

https://webunwto.s3.eu-west-1.amazonaws.com/s3fs-public/2020-05/COVID-19%20Tourism%20Recovery%20TA%20Package_8%20May%202020%20ES.pdf

UNWTO y Objetivos de Desarrollo Sostenible. Apoyo al empleo y a la economía, a través de los viajes y el turismo: Llamamiento a la acción para mitigar el impacto socioeconómico de la COVID-19 y acelerar la recuperación.

https://webunwto.s3.eu-west-1.amazonaws.com/s3fs-public/2020-04/COVID19_Recommendations_ES.pdf

UNWTO. Prioridades de la OMT para la recuperación del turismo (28 de mayo de 2020).

https://webunwto.s3.eu-west-1.amazonaws.com/s3fs-public/2020-06/200606%20-%20UNWTO%20Priorities%20for%20Global%20Tourism%20Recovery%20ES.pdf

UNWTO. World Tourism Barometer (Mayo 2020) Special focus on the Impact of Covid-19 (Summary)

https://webunwto.s3.eu-west-1.amazonaws.com/s3fs-public/2020-05/Barometer%20-%20May%202020%20-%20Short.pdf

WHO coronavirus disease (COVID-19) Dashboard

https://covid19.who.int/?gclid=CjwKCAjw_-D3BRBIEiwAjVMy7DVEe2_hliBZ7gJXM_kJQS7pQ–Gztd2TuI550GwlKB1buoRqFZB-BoCvOYQAvD_BwE


[1] La Carta de las Naciones Unidas se firmó el 26 de junio de 1945 y entró en vigor el 24 de octubre del mismo año.