Por: Andrea C. Viloria García

Actualmente, el país atraviesa un sinfín de problemáticas tales como seguridad, desabasto de medicamentos, corrupción, por mencionar algunos; pero solo pocas personas hablan de la crisis que está teniendo el Poder Judicial Federal -más adelante PJF– en específico los Órganos Jurisdiccionales que integran el Consejo de la Judicatura Federal-más adelante CJF-. Ahora bien, en los últimos años, el PJF ha tenido “grandes cambios”, de los más trascedentes, ha sido la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 7 de junio de 2021 -la cual afecta directamente el funcionamiento de los Órganos Jurisdiccionales que integran el CJF-, en la cual en palabras del Ministro Presidente, señaló los objetivos de la misma, a continuación se transcribe en términos literales: “(…) Ésta es una reforma funcional y estructural del Poder Judicial de la Federación, que al serlo y al permitirnos tener un Poder Judicial más eficiente, más eficaz, más cercano y profesional, va a generar necesariamente una mejor justicia federal, sin duda, e indirectamente va a generar también una mejor justicia en el país (…).”

En primer lugar se debe de señalar, que quien va a materializar dicha reforma dentro de gran parte de los tribunales y juzgados federales, será el CJF -organismo encargado de su organización-, por su parte, pareciera que con la Reforma realizada y en palabras del Ministro Presidente, al tener un Poder Judicial más eficiente, se lograría tener una justicia pronta y expedita, pero ¿esto realmente se podrá materializar? ¿se acrecentará el goce del derecho humano de acceso a la justicia? En consonancia con lo anterior, el derecho de acceso a la justicia, se encuentra tutelado en el artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Dicho derecho, busca garantizar que el gobernado pueda acudir a las instancias judiciales en caso de que se le haya violado alguno de sus derechos y pueda defenderse plenamente de dicha violación. Si fusionamos lo dicho por el Ministro Presidente y el contenido del numeral constitucional antes señalado, se concluiría que el problema operacional del PJF, está resuelto.

A continuación se hará una radiografía de los Órganos Jurisdiccionales que integran el CJF, para esto se tomarán en consideración los datos brindados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en el Censo Nacional de Impartición de Justicia Federal 2020 y por su parte para 2021. En el Censo publicado en 2020 se analizó el año 2019, el cual arrojó que  fueron ingresados 1 174 386 asuntos y los asuntos que fueron resueltos suman 1 147 988. Por su parte, en el Censo publicado en 2021, en el cual se analizó el año 2020, se señaló que 689 269 asuntos fueron ingresados y los asuntos que fueron resueltos suman 659 319. Es evidente que hubo una disminución bastante considerable, tal como se señala en el censo hubo una disminución del 41.3% por lo que hace a los asuntos que fueron ingresados y una disminución del 42.6%.

Es evidente que hay un problema en el Poder Judicial Federal, muchos podrán pensar que es consecuencia de la pandemia, en mi opinión creo que la pandemia solo hizo evidente el cuestionable manejo que tiene el Consejo de la Judicatura Federal, la justicia no podía parar, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su recomendación 1/2020 fue clara, ¿qué paso en México? Sin duda, el Censo Nacional de Impartición de Justicia Federal 2022, nos dirá de que está hecho el Poder Judicial Federal y si realmente se logró el objetivo que alardeaba el Ministro Presidente con su reforma.

Andrea Viloria: Egresada de la Licenciatura en Derecho por el ITAM, originaria de Tijuana, apasionada por los Derechos Humanos y el litigio estratégico.