Por: Esdras Otilio Said Valenzo Moreno

La educación empieza con la vida y no acaba sino con la muerte” – José Martí.

El artículo 3º es tan garantista, tan incluyente, tan protector que comienza de una manera muy simple, pero muy congruente: “Toda persona tiene derecho a la educación”, la visión de una educación para todos debe de protegerse, de garantizarse, pero sobre todo debe de honrarse.  Esta breve columna partirá de dos premisas: 1) Dar cuenta que debemos como ciudadanía honrar al derecho a la educación y 2) Dignificar y reconocer al personal docente que diariamente se encarga de educar (a veces contra viento y marea) al estudiantado en México.

Era 1917, Carranza y los demás constituyentes tuvieron la visión de una enseñanza libre, laica, que fuera parcialmente gratuita. Actualmente, de acuerdo con el INEGI, fueron 33.6 millones de personas entre los 3 y 29 años estuvieron inscritas en el ciclo escolar 2019- 2020 (62.0% del total); de ellas, 740 mil (2.2%) no concluyeron el ciclo escolar: 58.9% por alguna razón asociada a la COVID-19 y 8.9% por falta de dinero o recursos[1]. La pandemia global del COVID-19 tuvo afectaciones graves a este derecho, como personas que recibimos el derecho a la educación es nuestra obligación honrarlo y exigir a nuestras autoridades una estrategia integral de política educativa que se encuentre a la altura para que este derecho logre su objetivo: una cobertura total a toda la ciudadanía; dar mayores incentivos al alumnado para combatir la deserción escolar debe ser una pauta clave para resolver este problema; también, el desarrollar una mejor cultura evaluativa que logre retroalimentar los métodos de enseñanza y aprendizaje con una incorporación de nuevas tecnologías sería una arista para solucionar esta problemática.

El derecho a la educación al igual que cualquier derecho humano es interdependiente principalmente con el derecho a la igualdad y el derecho a la dignidad. Y es que la educación forja ciudadanos decididos a cambiar el rumbo de la sociedad, así lo dicta la historia, un pueblo educado camina siempre por la senda del progreso. Por lo anterior, es importante que busquemos continuar con un modelo educativo que logre un impacto trascendental en la sociedad, con política educativa a la altura de las personas que se beneficiaran de este derecho, y logre dar el verdadero reconocimiento al personal docente, quienes serán las personas encargadas de aplicar este derecho.

Hay que entender que es peligroso caer en la suposición de que únicamente la educación resolverá todos los males del país, pero sería mentir si digo que no es un pilar fundamental de cualquier sociedad exitosa, la educación contribuye a una mejor ciudadanía, a un mejor crecimiento económico y social. Pero hoy más que nunca es necesario reconocer al personal docente, que a pesar de estar en distintos escenarios complejos de manera cotidiana (inseguridad, pandemia global, etc.) no han puesto excusa alguna, al contrario, se han encargado de permitir y generar un regreso seguro a las aulas. El mismo 3º constitucional reconoce a las maestras y los maestros como agentes de la transformación social, como agentes de la transformación histórica del país; en estas personas recae la enorme responsabilidad de cumplir con los objetivos del Sistema Educativo Nacional.

Finalmente, debemos de retomar el valor que este artículo congregado en nuestra Constitución les otorga a nuestras instituciones, a nuestra sociedad, a nuestra vida. Volver a darnos cuenta de que la educación será una vía que nos llevará a mejores cosas y que es nuestra obligación protegerla, pero también reconocer al personal docente su enorme labor que diariamente ejercen para lograr una mejor sociedad, es tiempo de honrar a este artículo. Con todos estos elementos presente mayores serán las posibilidades de tener mejores instituciones y una mejor ciudadanía.

Esdras Valenzo: Egresado del Departamento de Derecho del ITAM, me interesan tantos temas que no se cuál es mi favorito.


[1] Información de acuerdo con indicadores proporcionados por el INEGI. Disponible en: https://www.inegi.org.mx/temas/educacion//