Por: Beka Ávila

Probablemente el 99.9% de los lectores ya sepan que el lunes en su stand up matutino, el presidente de la República despertó a México con un nuevo chiste: la Guardia Nacional pasará a manos de la Secretaría de la Defensa Nacional. Pero para aquel 1% de la población que no pagó el internet, le informo que aquel cuerpo de defensa consagrado en la Constitución como una “institución policial de carácter civil”, de la noche a la mañana, y por obra del espíritu de la 4t, podría formar parte del ministerio de Defensa. Y es que, por milésima vez en este sexenio, AMLO nos demostró que la Carta Magna, aquella que juró respetar, no le representa más que un libro viejo que decora bien bonito la estantería de su Palacio. Detrás de las inocentes declaraciones del mandatario hay un trasfondo de pesadilla, pues básicamente nos está diciendo que piensa militarizar el Estado, que ya lo está, dicho sea de paso, a través de un Decreto. Aquí hay un punto clave que debemos destacar, él piensa que sus Decretos contienen las 6 gemas del infinito, y que con un “chasquido” puede mover, aparecer y desaparecer todo un sistema de gobierno. Desde 2018 AMLO sacó a la luz sus negras intenciones de crear un cuerpo de seguridad capaz de todo.

En el proyecto inicial, la Guardia Nacional tenía facultades para decomisar las joyas de la abuela y usurpar los terrenos peleados por sus tíos en la cena de navidad, si eso salvaguardaba la seguridad nacional, ¿qué se entendía por “seguridad nacional”? ¡Todo! Tras meses de debates el Congreso aprobó, con modificaciones, la iniciativa y el 26 de marzo de 2019 la Guardia Nacional fue reconocida como una institución policial de carácter civil, consagrada y regulada en la Constitución. La idea era que este cuerpo policiaco, entrenado por militares, sirviera como apoyo en la Estrategia para combatir la delincuencia en el país. O sea, sí andan trepados en tanques de guerra en pleno Masaryk, pero son policías civiles. La realidad es que desde su constitución y hasta el día de hoy, esta policía civil funciona como milicia, pero con limitantes. En un contexto con 13 mil mujeres asesinadas[1]; 35 periodistas víctimas de homicidio[2] (12 en este año); y alrededor de 31 mil personas desaparecidas[3], estas limitantes ya resultan un problema en la Estrategia Nacional de Seguridad.

Ante la creciente ola de violencia que se vive en México, resulta obvio que los abrazos necesitan ser sustituidos por balazos, pero un cuerpo civil no está facultado para darlos. Pero para facultarlos de forma legítima, tendríamos que declarar un estado de emergencia y aceptar que el gobierno fracasó. Entonces por qué no simplemente cambiamos la Constitución con un Decreto ¡snap! Sacamos de manera “legitima” la milicia a las calles ¡snap! Militarizamos un Estado ya militarizado ¡snap! Repartimos unos balazos, luego unos abrazos ¡snap! ¡snap! Un perfecto Golpe del Estado y le devolvemos el equilibrio al universo.

Beka Avila: Egresada de la facultad de Derecho del ITAM. 


[1] Eréndira Aquino. (2022). Casi 13 mil mujeres han sido asesinadas durante el gobierno de AMLO; 3 mil 386 casos han sido considerados feminicidios. 10-08-2022, de Animal Político Sitio web: https://www.animalpolitico.com/2022/05/asesinatos-feminicidios-mujeres-mexico-sexenio-amlo/

[2] Guadalupe Vallejo. (2022). 12 periodistas han sido asesinados en 2022; suman 35 en sexenio de AMLO. 10-08-22, de Expansión Política Sitio web: https://politica.expansion.mx/mexico/2022/07/02/12-periodistas-han-sido-asesinados-en-2022-suman-35-en-sexenio-de-amlo

[3] Eduardo Ortega. (2022). México llega a 100 mil desaparecidos; casos suben 30% con AMLO. 10-08-22, de El Financiero Sitio web: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2022/05/16/incrementa-en-30-el-numero-de-personas-desaparecidas-durante-sexenio-de-amlo/